Asexualmente-sexy

 

Como parte del espectro asexual te enfrentas a “discriminación”, de muchos lados, por un lado, las personas alosexuales no creen que tu orientación exista, y las personas asexuales con conflictos con el término, tampoco creen tu orientación porque eres prosexual o eres sexualmente activo.  Hasta donde sé, asexual se refiere a la atracción sexual dirigida hacia nadie, con sus múltiples variantes en el espectro (y sí, yo estoy en un lado gris confuso llamado “wtf o quiro”), por lo que el tener o no tener, gustar o no gustar de actividades sexuales, es cuestión personal, lo que no demerita mi asexualidad.

Soy una persona queer, wtf-romantic-sexual, perdidx en mi género y en mi orientación, firmemos bajo este seudónimo las historias de asexys (de todo el espectro e incluso aliadxs) prosexuales, sin temor  a hablar del sexo, vamos a espantar, educar y gritar que no ser alosexual no significa celibato, ni miedo, ni asco al sexo.

-Asexualmente SEXY.

Parte Uno: LOS CONDONES

-Un paquete de tres por veintinueve pesos (2 o 3 dólares aprox)… o los tengo en promoción, señorita, dos paquetes por el precio de uno.

-Va, los dos paquetes.

-Pase a caja.

Y así en una farmacia llena, compré por primera vez condones, los número dos en la lista de los recomendados por las instituciones de salud de mi país. Sin embargo, no era la primera vez que obtenía condones, desde hace doce años, los he recibido, por parte de esas instituciones de salud, o al ser público “lgbt” (cabe considerar que durante años, antes de descubrir la asexualidad y su espectro, me consideraba bisexual con dificultad de enamorarme), algunas organizaciones también me los regalaban, siempre traigo condones conmigo, dos.

 

La primera educación sexual que tuve vino de un libro infantil contra el abuso sexual que me regalaron mis padres, fue uno de los primeros libros que leí y aprendí que si alguien me tocaba de un modo desagradable para mí, lo podía denunciar, cosa que no sirvió de nada años después, cuando viví dos abusos, ¿por qué? Porque en mi país, ser “mujer” (aunque en realidad soy queer), estar ebrix o drogadx,  te pone en “riesgo” y al estar en riesgo, “tú te lo buscaste”,  y bueno ¿qué tiene que ver con los condones? Que por suerte en el segundo, el hecho de tener uno, logró evitar una peor consecuencia.

Hablar de sexo es sumamente importante, y no hablo de esa educación sexual que se da en las escuelas, enfocada a la reproducción y a las relaciones heterosexuales, no, es importante aprender que existen géneros, orientaciones (sexuales, románticas, sensuales, afectivas, intelectuales, etc), sobre la violencia, sobre la salud, y sobre todo, sobre el respeto, tolerancia, empatía y cuestiones legales, esto nos daría visibilidad a todas las orientaciones y también, evitaría a las personas antisexuales, pues, no crearía tabús ni fobias respecto al sexo.

11875614_1481676392156650_1648233865_o

Desde que unas enfermeras me regalaron condones y pastillas anticonceptivas a los doce años, decidí que si no los pensaba usar ¿por qué no compartirlos con los demás que sí los usan?, desde esa época regalo condones a mis amistades, porque sí, también las prácticas entre igual genitalidad necesitan protección. Gracias a que siempre los he obtenido gratis, eso me era más fácil, mis amigxs saben que cuando me hablan de cachondeo les regalo su condón para que se cuiden, porque valoro sus vidas y su salud.

 

No sentí vergüenza alguna de comprar condones, me generó risa, pero fuera de ello, no fue un gran lío como el que se arman lxs alosexuales al pedirlos, es obvio, puedo utilizarlos o no, recuerdo que en la preparatoria fuimos a una exposición de licenciaturas  y ahí nos dieron tiras de diez condones ¿qué hicimos? Aventárselos inflados a un maestro que se quedó dormido en el autobús, sé que no es el uso correcto, pero, bueno, cada quién sabe qué hace con esos paquetitos de latex salvavidas. ¿Comprar condones equivale a tener sexo? No, así que deberían de perder el miedo, y si usted no lo práctica y tiene la plata para convidar, adelante, puedes salvar una vida con esta actividad.

Parte dos: “TE QUIERO MOJAR CON ALBURES”

Y que me dice “te voy a hacer que te mojes con ricos albures”, no sé qué fue más gracioso, que estaba tan drogado que creía que alburear cachondearía a alguien o qué me lo dijo enfrente de una alberca, por lo que le conteste ”¿quieres mojar a alguien?, pues avienta a ese wey que viene pa’ca a la alberca”.

Como persona queer que vino al mundo en un cuerpo “femenino”, me enfrento a patanes que creen que porque soy gordx me voy a tirar a cualquier cosa que me coquetee, así lo haga de un modo ofensivo, poco creativo o… bobalicón, como lo hizo esa persona.  Cabe aclarar que también soy parte del espectro arromántico, así que, ni intentar ligar conmigo, pues no es algo que desee en lo absoluto, sin embargo, esta persona me pareció divertida, porque no entendía cómo podía “aguantar” sin tener una pareja romántica y sexual fija durante 24 años, cuando él estaba divorciado, con una lista infinita de ex novias y le estaba coqueteando a cuanta persona podía, pero algo tenía yo, que intentó “prenderme”, al no lograrlo,  lo intentó invitándome alcohol y mariguana, pero, tengo buena resistencia, por lo que, mandó a sus amigos a intentarlo… para ser sincerx, solo me pude imaginar esas caricaturas graciosas cuando mandan a pelear pequeños guerreros contra alguien muy grande que de un solo empujón los puede mandar lejos.

Si quiero experimentar actividades sexuales, lo hago, pero, a esta persona no entiendo cómo le funciona ligar mujeres alosexuales con albures  (lol) solo puede causar risa, pero, bueno, hay personas que les “prende” la gente graciosa, así que, querido amigo, te recomiendo ligar con personas alosexuales de buen humor, sino, solo lograrás quedar como la experiencia graciosa del fin de semana.

 

Anuncios