Arromántica

Hace mucho que no escribo sobre arromanticismo. Comencé a tomarle un gustito amargo a escribir hace unos meses cuando todo lo que hacia se cuestionaba o era mal visto. Entiendo que muchas veces lo diferente puede llamar la atención y quizás hasta ser cuestionadas.  Puedo comprender eso con exactitud. Me simpatiza mucho las personas que no cuestionan mi forma “Rara” de sentir, rara, pero bonita. Esos cuestionamientos muchas veces rozan la incomodidad  o prejuicio por no comprender lo diferente.

Acá me siento bien y tengo que perderle el miedo a hacer preguntas o hablar sobre mi manera de sentir, preguntar no es un pecado y cuestionarse a si mismo tampoco. Creo que dudar, preguntar, nos hace avanzar. Hay muchos que no comprenden lo que siento o lo que vivo y sin embargo cuestiona lo que digo tratando de meterme en el frasco que ellos creen sano o normal. Raro para alguien que forma parte del uno porciento de la población mundial. Somos poco y nada y todavía hay algunos que cuestionan lo diverso y variado.

Un arromántico es una persona que no experimenta atracción romántica hacia otros ¿Esto significa que tengo la imposibilidad de amar o una carencia? Por supuesto que no, yo amo y siento a mi manera. Soy dadora de amor y merecedora del mismo. Tengo una forma particular de ver al otro; para mi es alguien especial. Es importante mencionar que los arrománticos no carecen de una conexión emocional, simplemente no tienen una necesidad de desarrollar una conexión de naturaleza romántica. Los arrománticos pueden tener necesidad de apoyo empático; pero estas necesidades pueden ser satisfechas de una forma sin romance.

woman-872122_640

Cuando yo llegué a la comunidad recuerdo que en la primera etapa puse “heterorromántica”; en primer lugar porque soy hetero. Lo romántico no me parecía lógico. La verdad es que no soy romántica. Yo me considero un ser libre y el romance no se activa en mi, aunque la persona me agrade o me llegue a calar profundo. No le doy valor a las etiquetas y mi forma de ver al otro es como un amigo al que cuido o protejo. Con palabras semejantes le expliqué a un usuario que sorprendido dijo “Sos arromántica”. La verdad es que nunca había escuchado esas palabras. Al leer la definición todo entraba justo. Yo pertenecía a esa subcategoria. Mi forma de ver al otro, mis lazos, la manera de vincularme. Había encontrado otra respuesta. No tengo que ser igual al resto, como el resto no tiene que ser como yo. Me gusta ver lo diverso, me gusta que la gente sea diferente, esas diferencias nos hace grandes.

Soy de los arrománticos que no necesitan estrechar lazos o ponerse una etiqueta, aunque hay otros que necesitan hacerlo. Muchas veces no se adaptan a la soledad y necesita el consuelo de sentirse acompañados; y nada mejor que estar acompañado de un amigo, socio o pareja. No me cierro a vivir lo qué tenga que vivir; siempre digo que fluir es la mejor opción.

Soy de los arrománticos que regalan su amistad a poca gente, valoro al que esta a mi lado en las malas y al amigo que me aguanta mi precioso carácter. Al que le regalo mi amistad, sabe, que incondicionalmente voy a estar cuando me necesite.

Quizás tenga otra forma de ver una realidad u otro color para pintar un sentimiento. Me gusta ser así, aunque lo marquen como un defecto y me cuestionen con mil preguntas que me canso de contestar. Me gusta mi libertad, mi forma de ver, mi manera de amar. Diversa, rara entre los raros, arromántica.

Patriciagr, activista

Anuncios