Aclarando cuestiones en torno a la asexualidad

Cuando se lee o escucha la palabra asexual, incluso dentro de la propia comunidad asexual, suele venir ligada a tabúes y equívocos que poco o nada tienen que ver con lo que realmente es la asexualidad.

Muchos de estos conceptos erróneos surgen de la dificultad de la sociedad para entender lo compleja que es la sexualidad y, por lo tanto, la incapacidad de poder diferenciar “atracción” de “deseo” y ambos conceptos de “impulso”, y por otro lado, la incapacidad de diferenciar diferentes tipos de atracción. Se suele pensar que si una persona no siente atracción sexual, tampoco debe de enamorarse (o arrobarse), gustar de lo sensual o siquiera tener la mínima percepción de belleza. En el imaginario colectivo está instaurada la idea del asexual como un ser humano incapaz de sentir.

maxresdefault (1)

Otra idea errónea es la del asexual como sexofóbico, célibe o o, y realmente no hay nada más alejado de la realidad, aunque sí pueden existir personas asexuales con ese tipo de actitudes, no es privativo de la comunidad. Incluso, la mayoría de las personas que se denominan a si mismo asexuales por llevar a cabo este tipo de conductas, no pueden entender algo tan esencial como lo es el no experimentar atracción sexual; y eso se debe a que ellos, en realidad, sí sienten atracción sexual, son alosexuales. Y aclaremos que en la comunidad no se echa a nadie por ser alosexual. Hay muchos aliados alosexuales que participan en ella. Asimismo, no se busca sacar a los célibes o sexofóbicos, sino que participen como lo que son: alosexuales célibes o sexofóbicos, y no como asexuales.

Otra área donde se ve desinformación es en torno a conceptos como la grisexualidad y la demisexualidad que, aclaremos desde ya, son orientaciones y, por lo tanto, tienen que ver únicamente con la atracción. De mano de los equívocos antes mencionados, hay gente que suele pensar que si un asexual siente deseo sexual no es realmente asexual, sino que es grisexual; y si busca tener sexo, demisexual. Por eso es importante aclarar desde ya qué significa ser grisexual o demisexual y que éstas no tiene nada que ver con comportamientos sexuales que uno tenga, sean en relación al deseo o en relación a creencias, para los cuales ya existen conceptos, que representan formas de desarrollar el deseo sexual que se pueden dar en personas de cualquiera de las tres orientaciones.

maxresdefault

Se denomina como grisexualidad a la capacidad de atracción sexual de forma esporádica y en relación a factores externos, como la reciprocidad. Se trata de una atracción contextual, es decir, determinada por el contexto que enmarca esa atracción.

La demisexualidad presenta una atracción vincular, en la cual la persona experimenta atracción sólo cuando posee un estrecho vínculo, mayoritariamente emocional, pero también puede ser intelectual o potencial.

Estas dos orientaciones se relacionan entre sí por estar ambas en el medio entre la asexualidad y la alosexualidad (o las alosexualidades), y porque la atracción que se siente, nunca llega a ser tan fuerte y duradera como la que puede sentir una persona alosexual.

Por otra parte, la creación de conceptos para definir la forma en que se desarrolla el deseo, como ser autosexual (deseo sexual dirigido a la masturbación), fantasexual (deseo sexual dirigido a las fantasías sexuales o a hechos o personajes de ficción, incluyendo, a veces, la pornografía), cupiosexual (deseo de practicar sexo por el deseo que le causa la actividad sexual en si misma), hiposexual (bajo o nulo deseo sexual) o apasexual (falta de interés en actividades sexuales), a la vez que ayudaron a visibilizar diferentes conductas dentro de los asexuales, ayudaron, a su vez, a forjar la idea de que existe una forma pura de la asexualidad.

El último punto a tener en cuenta, tiene que ver con las posturas ideológicas frente al sexo y la sexualidad en general. La asexualidad, como otras orientaciones sexuales, no determina ninguna clase de código de conducta que se deba seguir. Sin embargo se tiende a pensar al asexual como una persona antisexual o con posturas sexonegativas, cuando, en la realidad, la cosa está muy dividida, y, al igual que es innegable que existen personas como las antes mencionadas dentro de la comunidad, existen también asexuales prosexuales o sexopositivos.

Charlie Queralt

Anuncios