Asexualidad y sustancias

De acuerdo a la creencia popular se le suele atribuir a algunas sustancias propiedades “afrodisíacas”, es decir, como si ciertos alimentos, bebidas o drogas pudieran activar el libido, la atracción sexual, o los orgasmos. Si bien hay drogas que pueden afectar la sensibilidad del cuerpo, no alteran la orientación sexual, aunque, pueden extremar la curiosidad de tener otras experiencias o afectar la toma de decisiones… e incluso inmovilizar  y ponernos en riesgo.

Todas las sustancias que alteran los procesos mentales deben ser tomadas con cuidado, siempre debe de caber algún nivel de responsabilidad en el usuario, no es un texto ni a favor ni en contra del consumo, solo, una opinión, vivencia o como se desee llamar. Siempre hay que consumir conociendo consecuencias, en un sitio seguro, con personas que nos puedan vigilar el consumo y las reacciones.

El alcohol, es una sustancia legal, que, sobre todo si se es mayor de edad, es fácil de conseguir, puesto que es alcanzable a todas las economías, puede ocuparse como un desinhibidor, o tornar a la persona violenta, pero realmente alips-374516_960_720fecta el poder de decisión, además que permite crear “lagunas mentales” para enterrar en nuestros recuerdos circunstancias que de otro modo no nos hubiéramos animado a probar, al afectar la toma de decisiones también nos pone en riesgo, todo sin tomar en cuenta la cantidad de muertes por el mismo.

 

¿Cómo asexual el alcohol puede servir como una sustancia afrodisíaca? No, no existe un “poder sexual” por más alcohol o variedad que se pruebe, de hecho, se complica la lubricación y las erecciones, eso sin hablar del riesgo que existe por no usar protección antes las ETS y los embarazos, o los abusos que se cometen.

La marihuana, pongamos las cosas en claro,  en algunas ciudades es legal, varían la cantidad de gramos o las formas de obtención del mismo, pero, en otros lados es ilegal su consumo y portación, tomando en cuenta ese riesgo. Existe el mito de que permite experimentar un mayor placer en las actividades sexuales, pero, si no existe el gusto o la capacidad para experimentar placer, la mariguana no surte ningún efecto, ni aumenta el libido, ni aumenta la capacidad de sentir orgasmos; solo permite una experiencia donde cada estimulo es mayor, pero no tiene ningún impacto en la orientación sexual.

Si uno es asexual, demisexual, grisexual, heterosexual, homosexual, pansexual, bisexual, polisexual, lo que sea, no va a cambiar por el consumo de cualquier sustancia.

Az

 

 

 

Anuncios