As de picas

A medida que fui interactuando en la comunidad y hablé de mi arromanticismo siempre tuve gente que me entiende y otras con las cuales no pude hablar; ya por desconocimiento o ignorancia, o ambas, a muchos de los arrománticos se nos crean falsas cualidades o ideas relacionadas que en un principio me causaba malestar. La ultima “Patética”.

No sé en realidad que me pasa este año, creo que volví a ser yo nuevamente o esa parte en donde “me importa un cuerno lo que pienses” está floreciendo nuevamente. Pero si me gustaría remarcar algo, no soy patética por no poder vivir el amor de forma “correcta” ¿Qué es correcto? es lo que me pregunto desde joven y comprendí que algo raro me sucedía. Somos una de las orientaciones sexuales más invisibles y más raras de todas, lo que me lleva a pensar ¿Prejuicios entre nosotros? ¿Aún siendo diversos no comprendemos que para pedir respeto hay que respetar? Ojo, por ahí son pavadas mías y yo tengo esa “utópica idea” que para ser respetado hay que respetar.

Ya saben que a mi me encanta señalar conceptos. Vamos por el primero:

¿Qué es un arromántico?

Un arromántico es una persona que no experimenta atracción romántica hacia otros.

Mientras que las personas alorrománticas tienen una necesidad emocional de estar con otra persona en una relación romántica, los arrománticos a menudo están satisfechos con amistades y otras relaciones no románticas. Lo que distingue a las relaciones románticas de las no románticas puede variar pero las primeras suelen incluir conexión física (tomarse de las manos, abrazarse, etc.) y una unión monógama. El arromanticismo es considerado habitualmente como innato y no como una elección personal, del mismo modo en que la falta de atracción sexual.

Es importante mencionar que los arrománticos no carecen de una conexión emocional/personal, simplemente no tienen una necesidad instintiva de desarrollar conexiones de naturaleza romántica. Los arrománticos pueden tener tanta necesidad de apoyo empático como los alorrománticos pero estas necesidades pueden ser satisfechas de una forma sin romance.

Más información

passengers-1150043_960_720

Me gustaría hablar de mi orientación y mi espectro; somos extremadamente raros para la mayoría. Dentro de mi orientación hay gente de diferente orientación sexual, bisexual, pansexual, homosexual, heterosexual, asexual. El arromanticismo no es parte exclusiva de la asexualidad. Voy a contestar algunas preguntas para que comprendan algunas cosas sobre mi.

¿Elijo ser así?

Por supuesto que no, o hubiese elegido ya no padecer la mirada del otro, esa que me hacer ver un bicho, raro o despiadado. Pero me gusta mi forma de querer, mi forma de mirar al otro. Pero me jode mucho que se hable por hablar, que se asuman cosas que no soy y se inventen cualidades absurdas. Que se derrame intolerancia cuando estamos clamando por ser tolerados, que nos acepten como parte de la diversidad sexual. A lo largo de estos cuatro años me ha inventado tantos adjetivos que ni rozan la realidad de lo que soy que abruman un poco.

¿Qué soy?
Asexual arromántica; hetero si quieren agregar algo más. Si, los arros también podemos experimentar atracción afectiva, estética, sensual, etc.

¿Cómo miro al otro?
En mi caso lo llevo al plano de amigo/familiar muy cercano. Lo ves como “algo más que un amigo”.

¿Y el romance?

¡Bien, gracias! el desgraciado no aparece. No hay forma que me pueda meter a esa estructura, soy talle grande, además la mía es muy bonita y tranquila.

¿Qué siento?
Afecto, admiración, cercanía, familiaridad, cariño, fraternidad, complicidad, y así etc, etc, etc. Ganas de golpear :v *Es mentira*. Soy su camarada, sabe que si me busca ahí voy a estar, incondicional, como siempre.

¿Cómo actúo?
Protejo al otro, por lo general lo escucho, cuido, soy compañía cuando necesita. Me gusta dar afecto.

No soy invasiva, me gusta conservar espacio y que conserve su espacio, amo su libertad. Soy independiente emocional, no busco a la persona. Me gusta observarlo feliz, me importa un cuerno con quién mientras esté contento. No experimento apego romántico. Tampoco me interesan los rótulos, etiqueta o “estructura social”, vivo plena expresando lo que siento. Lo importante para mi es sentir y el resto sale sobrando.

¿Desde cuándo soy así?
Desde que era una pequeña niña que quemaba higueras, si, quemé una higuera cuando tenia seis o siete años. El recuerdo más cercano de esta rareza lo tengo a los ocho años cuando me asignaron un actividad escolar en donde le debía escribir una carta a mi platónico o noviecito del cole y me encontré que mis compañeras tenían y yo no. Cosa que realmente me pareció raro y significativo. Por supuesto que no hice ninguna carta y tuve aplazo por eso. Soy así desde peque.

¿Los arrománticos no aman?
¿Quién les dijo eso?  Esta es la peor pregunta que me han hecho. Por su puesto, que no experimente el romance no significa que sea un ogro verde con la gente. Soy una persona muy dada con quienes se ganan mi afecto, también soy brava con quienes me atacan, soy como todo ser humano.

¿Son personas asociales?
No, en mi caso soy sociable, me gusta hacer chistes, hablo mucho, meto la pata mucho, soy sincera extrema. Saco temas para hablar hasta esperando el bus y muchas veces hablo sola, en la fila de la panadería y me quejo en el banco. Soy verborragica cuando estoy nerviosa y lo mezclo con humor; es más me gusta ver todo con ese ingrediente, tengo un humor algo “mucho” ácido, pero me agrada así.

Yo creo que antes de señalar cualidades que no son parte de nuestro espectro, lo mejor es preguntar. La única manera de vencer la ignorancia o los prejuicios es conocer y “SABER ESCUCHAR”, tener la mente abierta y aceptar lo diverso como parte de la comunidad.

Patriciagr

Anuncios