El amor no es exclusividad del romance

Amé la imagen del robot, desde que comencé a buscar ilustraciones para esta publicación. Es como me imagino que me ven; siempre me encuentro con frases como:

  • “Yo no podría ser arromántico, no podría vivir sin amor”
  • “No odio el amor, por eso no soy arromántico”
  • “Los arrománticos no aman, eso no es sano”

Y hay otras que mejor no las escribo, juro que cansa leerlas y escucharlas. Cómo es posible que entiendan amor sin atracción sexual y no entiendan amor sin atracción romántica.

El romance es una construcción social, una más de miles de construcciones que aprendemos y asimilamos, que incorporamos o que no. A mí el romance no me nace; pero otra cosa es que no ame ¿Quién no puede amar? Se ama muchas cosas, amigos, familia, mascotas, sabores, sueños, metas, se ama la vida, un trabajo, un recuerdo, se ama el tiempo, un buen libro, un encuentro, se ama una mirada, una risa ¿Alguien se puede escapar del amor? Yo no creo en esa gente que dice no poder amar; porque en el fondo aunque sea su soledad es amada por él, tanto que no la puede dejar.

portrait-1216264_960_720

Los arrománticos no se escapan del amor, muchos tienen pareja o quieren formar una por algún proyecto de familia o porque ve en el otro algo que los llena; tenemos que conformarlo con palabras inventadas porque todo es patrimonio es del romance. A mí lo romántico ni me roza; no llega a motivarme y tampoco puedo conectarme de esa forma con la otra persona.

Un arromántico es alguien que no experimenta atracción romántica. Para un arromántico no hay necesidad de emparejarse con otra persona por razones románticas. Los arromántico son capaces de sentir amor amor afectivo, como el que existe entre una madre y su hijo o el que se da entre unos mejores amigos es todavía amor-. Los arrománticos tienen emociones, no son personas frías o sin corazón. Ellos pueden sentir arrobamiento.

No necesito etiquetas como novia, esposa y tampoco necesito la propiedad del otro para sentirme feliz y plena; me basta con charlar y compartir para sentirme contenta. La felicidad la encuentro en la libertad y en la autonomía que le doy al otro. Tenemos formas diferentes de ver el amor; pero yo no me escapo y vos tampoco te escapas de sentirlo.

Nosotros formamos lazos diferentes a los de ustedes; a mí me cuesta horrores formar uno. Para hacerlo necesito tiempo y mucho; no lo hago desde lo estético, sino desde lo afectivo. Pero no todos los arrománticos son como yo; variamos como la sociedad varia, cada uno es diferente como de seguro los románticos son diferentes y cada romántico amará a su manera y cada arromántico ama a su manera.

Algunos necesitarán pareja, otros no necesitamos pareja. Pero aquí estamos amando como ustedes. Quizás el amor no lo construimos de la misma manera, quizás tenga una tonalidad diferente. No tenemos las mismas necesidades del otro; yo por ejemplo no tengo la necesidad que el otro me corresponda y tampoco me obsesiona que no lo haga; en la friendzone soy muy feliz ¿La conocen? Pues yo levanté bandera y ya soy la presidente; y no es miedo a no sentir como una vez me dijeron; es sentir diferente, es anclar de otra manera. Porque ya es hora de entender que no todos sentimos, ni vivimos igual. No somos piezas iguales. Somos seres humanos diversos y eso es hermoso.

Patriciagr

Anuncios