Evolución

Los humanos somos resultado de la cruza de tres tipos de homínidos que convivían al mismo tiempo en este planeta, es decir, si no se hubieran contactado y reproducido los humanos como nos conocemos actualmente no existiríamos.

 

Muchas personas con ideas erróneas sobre la asexualidad, personas que ni siquiera tienen en claro el concepto de la palabra “asexual”, confundidos entre el celibato, la antisexualidad y la antisocialidad, van colgándose la etiqueta de asexuales, negando la integración de los demis y grises, y en algunos casos llamando “falsos asexuales” a los sexualmente activos, padres de familia y alorománticos. Estos seres elitistas creen que la asexualidad les da una superioridad o incluso una divinidad.

 

Como si las orientaciones tuvieran el poder de volvernos “especiales”… la orientación es inherente al humano, y hay tantas como uno se pueda imaginar, al final son solo etiquetas con las que nos identificamos, un modo más de entendernos, de autoexplicarnos. Ser “a” o ser “b” no nos da ningún super poder, ni nos hace más o menos valiosos que los demás.

pedestrian-zone-552722_960_720

Narcisismo, egolatría, megalomanía, tantos nombres que un psicólogo podría usar a estas actitudes elitistas. Ser asexuales es ser como cualquier otra persona, nuestra orientación no nos varía de los demás, comemos, respiramos, dormimos, orinamos, sudamos, algunos usamos lentes, otros tienen el cabello largo, algunos son padres, otros son desempleados, unos abogados, otros artistas, somos, igual que los demás seres humanos.

 

¿Qué hay de superior? De hecho, sentirse más que otra persona implica inseguridad. Así que amigo elitista, infórmate y lee, baja de tu tabique, no te vayas a marear. Eres asexual, pero eso no te quita tu humanidad, ni te da ningún poder de condenar a otros.

Azulmx

 

Anuncios