ACTIVISMO SI – ACTIVISMO NO

Hace unos días, en la Ciudad de México, tuvimos la Marcha No. 38 del Orgullo ‘’Gay’’ (que debería llamarse marcha de la diversidad sexual o marcha del orgullo por diversidad sexual) con tema en ‘’Todas las familias, todos los derechos YA’’. Comprendo que muchas asociaciones o colectivos y/o personas no quieran participar en las marchas de la comunidad LGBT+ dado el  exhibicionismo que algunos promueven mostrando su libertad de expresión/sexo/genero. Mas no hay que generalizar lo que algunos hacen, hacia lo que representa toda una comunidad o hacia lo que una comunidad desea lograr con estas marchas.

Los asexuales no nos quedamos atrás, este es nuestro segundo año marchando por visibilidad y el primero marchando como colectivo, siendo invitados por varias asociaciones que promueven los derechos LGBT+ en la ciudad, así como marchando a lado de otra posible minoría  de incomprendidos como  son los bisexuales.

 

Todo estuvo muy bien, (a pesar del retraso, de la prolongada exposición al sol, y los kilómetros caminando-corriendo, alternadamente y cargando como 5 kilos en mi espalda, entre banderas y publicidad) no me puedo quejar. Tuvimos una buena aceptación casi igual o mejor a la del año pasado, muchos interesados, un par de entrevistas, muchísimas fotos de las banderas, de nosotros, de la gente tomándose fotos con nosotros, porque ‘’Nunca había conocido a un asexual’’, como si fuéramos algo extraño o de circo jaja. Me sentía satisfecha de que nos hubiéramos juntado un puñado más de personas a marchar por visibilidad.

Pero al parecer, la misma aceptación que tuvimos en la calles por parte del público y de miembros del LGBT+, no la tenemos en nuestros propios grupos de asexuales.  Desde ya hace tiempo, hemos visto comentarios de gente que no está de acuerdo en formar parte de la comunidad LGBT+ o como algunos incluyéndome, le llamamos; La Comunidad Diversa. Dígase por el concepto de  ‘’promiscuidad’’ o de exhibicionismo que se tiene de esta comunidad, simplemente no les interesa ser parte de la comunidad ‘’gay’’. Aunado a estos comentarios, y hasta algunos homofóbicos, tenemos a los desinteresados por nuestras actividades o nuestro activismo, entiéndase por esto; Reuniones, Pláticas/Conferencias, marchas, traducción y distribución de imágenes por redes sociales, asistir a eventos LGBT+, repartir publicidad a la misma comunidad y asistir a talleres contra la homofobia. Todo con el mismo objetivo, concientizar y educar pero sobre todo promover la tolerancia entre la comunidad diversa y público en general.

Siento que la mayoría de los que estamos dentro de las cuestiones del activismo, los que luchamos por visibilidad, hemos sido los que hemos sufrido o hemos sido incomprendidos por nuestra orientación; desde mal diagnosticados, hasta discriminados y en peores casos abusados por nuestras parejas, por lograr una ‘’cura’’ con el abuso.

Sabemos lo que es sentir el rechazo, la incomprensión, el abuso y el sentimiento de ser  ‘’el único bicho raro entre conocidos’’  y por eso mismo, nos esforzamos en despertar conciencias de tolerancia y autodescubrimiento, para que sepan que no están solos, que somos más y que estamos ahí para ayudar.  Pero por otro lado tenemos a los que al parecer, solo es un término más, de moda, de estilo de vida, de ‘’vaya, sé que soy esto, pero me tiene sin cuidado’’ o hasta quizás escasamente empáticos. Los que no quieren hacer activismo, los que no quieren participar en marchas, los que no quieren difundir imágenes, los que ‘’no quieren alardear de su vida sexual’’, simplemente los que están para pasar el rato entre ‘’camaradas’’.

13551132_1430313133661243_1554308982_n
Asexuales México y América Latina

Entiendo que quizás no hayan batallado como muchos si, o quizás sean lo suficientemente apáticos para no interesarse de lo que pasa a su alrededor, quizás no ven lo que muchos de nosotros si, como la discriminación de asexuales Homoromántico y algunos arrománticos o incluso tampoco habrán sido víctimas de los antisexuales o elitistas asexuales como muchos de nosotros sí.

<>

El caso es que si no quieren hacer activismo, es muy respetable, pero no opaquen, no critiquen el esfuerzo de nuestros compañeros que si lo hacen por más mínimo que sea. Y aunque no se den cuenta, compartiendo imágenes relacionadas a la asexualidad, es una forma de activismo pasivo. Posiblemente  la razón de la que  existan grupos de apoyo o grupos de convivencia asexual, es precisamente  promover una pequeña forma de activismo en redes sociales y quieran o no, al ser parte del número de miembros de estos mismos, ya los hace una pequeña cifra de activismo. (Aunque muchos los tomen como lugares para perder el tiempo; quejarse de lo feos que son,  <>, la mala suerte que tienen en el amor, o como terminaran solos y probablemente muriendo solos).

Lo menos que podemos hacer para promover un activismo pasivo pero constante es al menos difundir el trabajo de los compañeros, de forma anónima o de forma directa. Recordemos que ser asexuales es la falta de atracción sexual, no de cómo vive uno su sexualidad o su vida sexual o la falta de las mismas).

Y quién diría, después de nuestra marcha y de nuestra publicidad, tenemos miembros (posiblemente) asexuales nuevos, gente que se autodescubrió, gente que sintió el click con nuestro llamado, nuestra publicidad, nuestras entrevistas, etc. Así que hasta por más mínimo que sea, el activismo vale la pena.

Hace 3 años, nunca hubiera pensado que mi ‘’rareza’’ tuviera un nombre, hace 2 años, nunca hubiera pensado administrar grupos de asexuales, hace 2 años, nunca hubiera pensado en estar marchando por la visibilidad de algo que fui toda la vida y recientemente descubrí el nombre. Hace 1 año, no me hubiera visto siendo activista, ni por mi orientación, ni por los LGBT+, básicamente hace 1 año, nunca me hubiera visto metida en la lucha de los derechos humanos. Todo cambia, todos cambiamos, muchos nos humanizamos, otros no, pero la lucha siempre existe y siempre hay gente en pie de la misma.
Por Anahí Charles

Anuncios