Oda al sexo (por un asexual con algo de libido)

Oda al sexo (por un asexual con algo de libido)

 

Tal vez soy la persona que viste por la calle

O tal vez me miraste en una fotografía

Pero, soy la persona que te enciende, la persona que deseas

La persona que se te antoja más que la cerveza que se te está calentando en la mano

Para mí eres el chico que me mira, en el cual, realmente no tengo mucho interés

Sí, soy asexual, pero puedo leer la lujuria en tu mirada, quieres un juego comenzar

Das por sentado que porque traigo un escote, porque me exhibo en fotos o porque te sonrío será el deseo a tu cuerpo lo que me guíe a hacerlo

Pero, estás muy equivocado

No, no te deseo, no, no me atraes sexualmente, no, no me apeteces

Sin embargo, en este momento tengo la necesidad de ser acompañada por un momento

Te daré lo que esperas, pero para mí solo es un festival de sensaciones, en realidad, la figura que forma tu cara no me importa mucho

Y te acepto la invitación a tu casa, al baño, al carro…

Cierro los ojos mientras me besas, no es algo que disfrute en especial, pero siempre es divertido saber si besas diferente a los demás

Puedo sentir tus dientes mordiendo mis labios, en algunos casos duele, en otros no

Puedo sentir tu lengua buscando la mía, y tu respiración agitada

Y por dentro estoy riendo, porque no puedes creer que te fuera tan fácil llevarte a la chica, para mí solo es disfrutar una sensación

Finjo mi respiración para descontrolar, entonces comienzas a hablar de lo maravillosa que soy, de lo buena que estoy y las muchísimas ganas que me traías

Sinceramente, sí, mi ego se eleva tanto como se eleva tu erección, ese satisfacción mental, es comparable al orgasmo que se te aproxima

Y resulta interesante, no hay mucho cambio entre un compañero y otro, otra…

Torpes al desnudar, manos apresuradas, tocan siempre los mismos lugares

Como si todos hubieran aprendido a la vez, muerden la misma zona, masajean de igual manera, no hay ninguna novedad

Nuevamente me encuentro fingiendo gemidos mientras mi cabeza se pregunta qué hago aquí

Y otra vez comienzas a hablar de que pensabas que era imposible de tener, entonces me empiezas a invitar cualquier bien que yo desee

Ahora tal vez lo entiendes, tienes el cuerpo, pero tiene un precio, a veces alguna sustancia, otras, me sirves como venganza

Te apresuras, y ahí vas, creyendo que me vas a provocar un orgasmo, pero tu cuerpo no me engaña, solo buscas el tuyo, muy bien, ya pagaste por el show, aquí tienes

Me divierte mucho más, saber que he sido “el mejor polvo” de tu vida, cuando para mí solo fue un momento de curiosidad, buscando compañía o persiguiendo un objetivo

Me vuelvo a vestir mientras tú estás ahí rendido ¿qué diferencia hubo con el anterior?

Ah sí, que mi lista aumento

Mi ninfomanía se activa al toque de la soledad o en la soberbia de mi ego por ganar una carrera donde no compito con nadie.

 

Anuncios