No lo tienes que leer

                                   No lo tienes que leer

 

Fueron tus manos las que me pidieron poesía

Y sí, es lo único que se dar

Un montón de sentimientos que no existen

Solo puedo ofrecer palabrería

Soy puro verbo sin acción

No puedo actuar, algunos me llaman robot

No me nace jugar, no me nace volar, ni tampoco amar

Solo sé vivir en el caos, confundir

Fueron tus brazos los que me pidieron abrazos

Y sí, debo aprender a dar dulzura y no mordidas

A mirarte sin miedo, a bajar la guardia

Siempre voy con la armadura corriendo contra el molino

Esta vez tengo un río, pero sigo teniendo miedo de nadar

Intégrame en tu mundo, tengo la seguridad de caer en tierra suave

Me pediste poesía, pero no te gusta leer

Me pediste poesía, y te la vengo a ofrecer

En tus ojos negros, en tu largo cabello

Ahí está la musa de lo que nos podemos robar

Un amor que no es amor porque el amor no existe en nuestra realidad

Pero vibramos en la misma sintonía, caos, destrucción y belleza

Vibramos entre el dolor, la confusión, el no saber

El caos es lo único que me daba seguridad…

Y ahora me la da leer tu “buenos días” al amanecer.

 

Anuncios