¡Lo digo yo!

Ayer tuve un pequeño problemita con una señora española que es antisexual y elitista. Se autodenomina activista asexual antisexual. Yo no tengo dramas con los antisexuales, los que no imponen su doctrina o forma de ver la realidad al resto al resto. Hay dos tipos de antisexuales, los estructurados que imponen y los abiertos que captan la realidad. Voy a hablar de los que arrojan la piedra y esconden la mano como está mujer, que me terminó por bloquear cuando no me supo responder qué entiende por asexualidad.
En primer lugar, la realidad de un asexual es diversa, si vamos a lo concreto es más fácil que nos arrobemos o nos enamoremos de una persona “normal” (alosexual) que de un asexual, es decir, hay que tener un poco sentido común para creer que tu pareja alosexual no va a necesitar relaciones y que vos lo vas a volver célibe. Sé que hay parejas que funcionan así pero son contadas, se llega a un pacto de celibato. Pero en la mayoría de las parejas mixtas se pacta y muy pocas prosperan.

vintage-1209143_960_720

Yo no comprendo de ideas extremas, tampoco me gustan la súper producción de etiquetas al cohete que aparecieron en la comunidad. Sé que son necesarias para las personas, pero también es necesario que antes de usarla se brinde la información correcta para que esta no salga de un juicio equilibrado para usarla. De la ignorancia sale el elitismo y la violencia que imparte.
Creo que ya tenemos mucho peso con la sociedad negando nuestra existencia para que venga alguien de tu misma orientación a querer negarte tu orientación sexual por algo que adquirió o cree sano, es SU creencia, querer vender o imponer lo que él cree que debe ser es un rasgo de autoritarismo que yo no profeso. Pedimos respeto por nuestra diversidad, pero negamos otro tipo de diversidad dentro de la nuestra. Lo único que se pide es respeto por el otro, que dejen su vida íntima al margen de su condición, porque a nadie le interesa lo que hace en una cama.

Patriciagr; Activista asexual.

Guardar

Anuncios