Tipo de relaciones

Tipo de relaciones que se reúnen en la Asexualpedia.

Aclaraciones iniciales

La siguiente clasificación es una propuesta y una sugerencia para quien le pueda ser de utilidad y ayudarle a ver ciertas situaciones desde una nueva perspectiva o bajo otra visión. No es ninguna clasificación rigurosa ni estricta y está abierta a la interpretación de cada uno.

La creación de esta tabla surge desde la inquietud de que las figuras actuales existentes para designar las relaciones que se pueden dar entre personas a veces son insuficientes y carecen de matices para algunos casos. Las personas en general, y tal vez con más frecuencia los asexuales, se ven en situaciones que a veces escapan a los tipos de relación convencionales o sienten cosas que no saben muy bien cómo definir o denominar.

A raíz de la sensación de que hay situaciones y sentires que no tienen un reconocimiento expreso y que tienen su propia singularidad se propone la siguiente tabla incluyendo algunos de estos casos, sino inusuales, sí claramente distinguidos de las figuras clásicas.

Entendemos que existen situaciones que no son habituales y ante las cuales hay cierta confusión y que los términos cotidianos se quedan cortos o resultan inadecuados en algunas ocasiones. Lo que se pretende es abrir el espectro más allá y ofrecer unos nombres con los que poder llamar esos «algo» o «no sé qué» que a veces parecen que no encajan en ningún lado.

Conviene recordar que la siguiente clasificación es orientativa y una guía para quien pueda resultarle útil a la hora de considerar los tipos de atracción que siente como persona o ve a su alrededor. Son etiquetas, una sugerencia para dar nombre a ciertas relaciones o situaciones y que uno puede tomar o no según se identifique con ellas.

Comentar también que se considera que las relaciones entre personas son complejas y que una sola etiqueta a veces no es suficiente. La clasificación propuesta se basa en seis tipos. Dentro de cada tipo se entiende que habría un gradiente de intensidad. Asimismo una relación puede estar compuesta, simultáneamente o en diferentes momentos, por varios tipos de los que se mencionan. Lo que se quiere decir es que algunos de los tipos no son excluyentes entre sí y se pueden combinar.

Igual uno por simplificar puede quedarse con el que puede predominar en la relación, pero no tendría que ser el único tipo. En ocasiones los límites pueden ser difusos cuando no solapados.

Las relaciones humanas son complejas, dinámicas, cambiantes, no hay dos iguales. Intentar hacer una clasificación clara y precisa y que abarque todo es sencillamente imposible. Pero por otro lado, hay situaciones que hace falta definir, o al menos darles un marco en el que puedan situarse. Lo que se puede nombrar de alguna manera tiene como una existencia más “real”, más definida.

Además, tener nombres comunes facilita en la comunicación y el entendimiento. Permite expresarse, poder describir lo que sentimos y nos ocurre, ya sea para con uno mismo o con otras personas. Del mismo modo se pueden evitar confusiones y malos entendidos si podemos definir las cosas y poder tener más claro qué sentido damos a las palabras.

Porque al final lo que importa es el contenido, la definición, el sentido que se da a las cosas. El nombre concreto es una convención en favor del entendimiento, lo importante es que dos personas puedan llegar a entender lo mismo y de la misma manera sin peligrosas y confusas ambigüedades. Porque las imprecisiones y los malos entendidos en las relaciones personales no son ningún juego.

Dentro de las relaciones entre personas se podrían distinguir entre las que implican una atracción de tipo sexual y las que no. Dentro de las no sexuales podría hablarse de tres grandes bloques: familiares, de encandilamiento y de amistad. Y dentro de cada bloque se podrían considerar dos tipos diferenciándose entre que sean relaciones más comunes o más singulares.

Dentro del grupo de las singulares se consideraría que estaría presente una atracción de tipo afectiva no romántica. Aclarar que aquí afectivo tendría un sentido neutro indicando un grado de singularidad. Esa relación afectiva cuando es muy intensa y especial se denominaría relación afectiva peculiar. Aunque sería igual para los tres tipos (familiar, encandilamiento, amistad), en cuanto al sentimiento podría hablarse de un arrobamiento familiar, de un arrobamiento admirativo o de un arrobamiento de amistad si se quiere hacer la matización.

couple-1149645_960_720

Relaciones familiares

La diferencia entre una relación familiar común o singular estaría en los lazos de sangre o adopción. La situación más común de experiencia familiar se da en la familia biológica o adoptiva. Esto sería el tipo A. Y aquí se distinguiría un gradiente de intensidad desde una familia lejana hasta una familia más cercana como puede ser hermanos, padres o hijos.

El caso singular tipo D sería el equivalente a las relaciones familiares pero sin los lazos de sangre o adopción. Hay veces en que uno puede sentir una ligera familiaridad como de padres, hijos o hermanos con otras personas que no son biológicamente familia. Serían los conocidos con sensación de familiaridad.

Por otro lado, esa sensación de familiaridad puede que sea muy intensa, arrobamiento fraternal, y se sienta una profunda fraternidad con otra persona hasta el punto de tomarla casi como un equivalente familiar biológico o adoptivo. Lo mismo podría ocurrir con equivalentes de padres o hijos. Estos serían los familiares de corazón, amigos fraternales o familiares postizos. Mencionar que el término fraternal y fraternidad se usaría en génerico incluyendo no sólo las relaciones de hermandad sino también las maternales, paternales o filiales.

Relaciones de encandilamiento

Se emplea el término encandilamiento con un sentido de impresión grata y profunda, en ocasiones ilusionada. El encandilamiento se distingue del sentimiento familiar fraterno o del de amistad por el matiz admirativo o de grata impresión. Es una persona con la que se está ilusionada con un deje admirativo/adorativo.

El tipo clásico está definido por la atracción romántica y el enamoramiento. Son las parejas románticas usuales y correspondería al tipo B. En el sentido especial tipo E no hay atracción romántica, pero sí una sensación de adoración admiración hacia la otra persona. Puede haber diferentes grados de intensidad. Un caso de baja-moderada intensidad podría corresponder con la admiración por un profesor que sabe comunicar y llegar a los alumnos en la enseñanza. En los casos de gran intensidad se da el arrobamiento admirativo/adorativo y que tiene como resultado el denominado arrobo a secas. La persona con la que se tiene un arrobamiento admirativo/adorativo es el arrobo.

El acoirromanticismo podría incluirse en las relaciones de encandilamiento en B o F según incluyera atracción romántica o no. El acoirromanticismo se caracteriza principalmente por el deseo de no ser correspondido en los sentimientos románticos.

Relaciones de amistad

Son las relaciones tipo C y F cuya diferenciación más difusa y más hacia el gradiente continuo estaría en el hecho de compartir la intimidad emocional y/o física. En el tipo C estarían los conocidos con o sin confianza personal. En el tipo F ya se encontrarían los amigos ya sean estos cercanos o muy íntimos, caso de una atracción afectiva no romántica intensa o arrobamiento de amigo.

Mencionar que aquí amigo íntimo se emplea en un sentido amplio que abarca desde una profunda vinculación emocional hasta la una cercana vinculación física o bien una combinación de ambas. Con un amigo íntimo se puede compartir la intimidad emocional y/o física, pudiendo incluirse en lo que también se conoce como amistad romántica, pero que por riesgo de confusiones preferimos no emplear. Aclarar que con un arrobo también se puede compartir una intimidad emocional y/o física. La diferencia con el amigo íntimo es el deje ilusionado/admirativo que no estaría presente, o al menos de forma no tan marcada, en la amistad.

No obstante, también sería posible que lo que se conoce como amistad romántica, y que en principio no está asociada a la atracción romántica ni sexual, pudiera después convertirse en una relación romántica o de arrobamiento admirativo si es que aparece la componente admirativa/adorativa con o sin atracción romántica.

Anuncios