Un concepto más positivo de la asexualidad

Para mí, identificarme como “asexual” significa más que decir que no experimento atracción sexual. También significa

Que no voy a disculparme por lo que soy o por lo que siento.

Que creo que mis decisiones sexuales son tan válidas y dignas de respeto como cualquier otro estilo de vida sexual.

Que no me avergonzaré de lo que me hace diferente de otra gente.

Que esperaré de mis compañeros que reconozcan y respeten mis necesidades, preferencias y barreras en cuanto a la sexualidad.

Que no soy inferior a nadie por no desear sexo.

Que no estoy rota y no necesito tratamiento profesional para “arreglarme”.

Que he elegido aceptar mis sentimientos como soy y vivir mi vida acorde con lo que me sienta bien ahora mismo, en lugar de esperar para siempre a convertirme en una persona “normal” como todo el mundo.

Que soy una persona madura e inteligente con el poder sobre mi vida sexual y no necesito a “la persona adecuada” para entrometerse y tomar el control sobre mi vida sexual para mi propio bien.

Que reconozco la existencia de otras personas asexuales, demisexuales y gris-asexuales, y las apoyo en su lucha por la aceptación y el respeto.

people-332410_960_720

Que reconozco y respeto las relaciones de la gente alosexual, *kinky, poliamorosa, y otras cuyos estilos de vida difieren de los míos, aún sabiendo que no tienen por qué gustarme.

Que soy mejor conocedora de mis propias necesidades sexuales que ninguna otra persona, y nadie más tiene el derecho de decirme cómo debería ser mi vida sexual.

Que soy diferente a la mayoría de la gente en lo que al sexo se refiere, y acepto mis diferencias porque me han hecho ser la persona que hoy soy.

Que puedo aceptar o rechazar sexo en cualquier momento, con cualquier persona, por la razón que me apetezca – o por ninguna razón en absoluto.

Que nunca le debo sexo a nadie, nunca.

Que la libertad sexual es tanto el poder de NO tener sexo, como lo es el poder de tener sexo.

Que es más importante para mí ser sincera conmigo misma que ser “normal”.

Que cualquiera que piense que soy inferior a causa de mis sentimientos y comportamiento sexual está lleno de mierda, y no le debo nada.

Que mis relaciones, románticas o platónicas, son tan importantes como cualquier otra relación sexual de alguien, e igualmente merecedoras de respeto.

Que no necesito sexo para ser una persona feliz, exitosa, madura y equilibrada.

Que mi sexualidad sólo me corresponde a mí definirla, y no a otra gente para discutir sobre ella.

Que mi vida no es deficiente ni le falta algo por ser asexual – simplemente es diferente.

Que me merezco ver a gente asexual como yo representadas respetuosamente por la cultura popular* y los medios de comunicación.

Que no seré silenciada por gente que cree que mi orientación sexual no se merece conocimiento público, atención, o esfuerzos activistas.

Que no intentaré cambiarme para encajar en la narrativa sexual* que mi cultura me impone, sino que en su lugar voy a quererme a mí misma y a exigir que lo que soy sea respetado por el resto de la gente.

Que no trataré de satisfacer los deseos sexuales ni los valores ideológicos de otras personas a costa de mi propia salud emocional, libertad o dignidad.

Que puedo elegir tener sexo, masturbarme, fantasear, leer o ver porno, o acoplarme en otras actividades románticas o sexuales, sin socavar mi identidad como persona asexual.

Que me merezco ser feliz y tener relaciones que me hagan feliz.

Texto original

Anuncios