El circo

Muchas veces resalté la cualidad tan significativa que posee nuestra comunidad, somos lo más diverso entre el mundo diverso, somos un micromundo de diversidad. Representamos la verdad de una sociedad rica en variedad.

Dentro de ese micromundo tenemos una gran amplitud y cuantiosas características, pero hay un indicador común “el NO experimentar atracción sexual”, formas de expresar la sexualidad, diversidad romántica, formas de vivir una realidad, en fin. Formas de interaccionar en el mundo y lo sexual.

Hablamos de prejuicios y somos prejuiciosos, pedimos tolerancia y somos intolerantes. No obstante, somos el reflejo del contexto social en el que nos vemos inmersos.  Somos ese trozo  de una sociedad que fragmenta y marca las diferencias, el desprecio al que vive diferente su orientación sexual.

ride-839654_960_720

El problema no es de un sector, el problema es de todos. Cuando hablo “de todos” hablo del conjunto social, no es nuestra culpa, lo que no significa que no podamos remediarlo.

Fuimos educados para segregar; para apartar cualquier rasgo de diversidad y horrorizarnos de ella. He visto a gente antisexual mezclar su comportamiento moral con su orientación sexual, apartar y bajar del barco a madres asexuales, padres asexuales, asexuales con pareja alosexual. Gente que impone ideas  y doctrinas propias. Límites que no debería imponer.

¿El remedio?

Educarnos desde la inclusión, entender lo que somos, aceptar la diversidad que tenemos, separar la estructura que adquirimos de nuestra orientación sexual. La única forma para poder transmitir lo que somos es educarnos para educar.

La educación es una de las herramientas de inclusión más grandes que tenemos, educar para incluir y no excluir, aceptando nuestras diferencias como lo normalmente lógico en una sociedad que a la vista no es homogénea. Algo que tenemos en común son nuestras diferencias, hagamos de ellas un tesoro. Valoremos nuestras heterogeneidad.

¿Utopía?

Puedo vivir colgada de mi esperanza por toda mi eternidad. Una comunidad más solida con bases y principios que nos unan, educada para visibilizar. Sin ideas fundamentalistas y propias.

Una idea común de bienestar general y no de segregación. Entender que la visibilidad es un conjunto de acciones para colaborar y no para competir, que acá existe algo común “visibilidad”, como unidad nos debemos mantener sólida, unida y de pie. La única forma es trabajar en equipo, como bloque, que cada bloque sea fuerte para sostener si otro cae. Unidad, solidaridad, confianza, educación, comunicación, comunidad.

Patriciagr, activista

 

Anuncios