Receta para fabricar un asexual

Escrito por: Patricia. Gr

El periodismo y algunos programas de televisión se esmeran por hacer notas o programas en donde despliegan un paraguas de morbo e intolerancia que nos dejan atontados. Somos la burla de lo que no se comprende. Si algo aprendí de la sociedad en general es que ella vuelve invisible lo que no asimila, lo que entiende. Minimizar, aislar, condicionar, someter, imponer, se vuelve lo corriente. Una moneda corriente que te devuelven por ser diverso. Nos acostumbramos a vivir en el caos día a día y golpe a golpe marchamos. Aún dentro de mi comunidad encontré uno o dos «personajes» que no creen que sea apropiada para mi labor como activista por mi historia de patologización. Este es un mundo que no tolera la mínima diversidad. El que se cree con el poder de juzgar sin mostrar el menor rasgo de empatía o humanidad por el otro; y si dentro de mi comunidad puede pasar ¿por qué me aterra que la sociedad alosexual nos trate de igual modo?

En casi seis años de activismo he visto odio, peleas por poder, ego, discriminación, incomprensión. No es la culpa de la sociedad alosexual. Si estos ingredientes también los viví dentro de mi propio colectivo, es culpa de la mala educación que venimos heredando, ¿y si comenzamos por dar el ejemplo?

La Comida Plana Laicos, Cafe Mañanero, Desayuno, Gato

Ingredientes según la prensa amarilla para ser asexual:

  • Busque un candidato puberto, carne de cañón o fresca. Nos aseguramos el argumento de «moda» o «movimiento joven» contra un mundo sexualizado.
  • Feo o normal por debajo del promedio, problemas de autoestima «No lo tocan ni con puntero láser».
  • Asocial o introvertido. La poca vida social no lo ayuda a realizarse y conocer «la humanidad».
  • Sin títulos o laburo fijo. Daremos a comprender que son incompetentes, flojos, sin una vida o rumbo fijo.
  • Infantiles, frikis. «Inmadurez sexual», conclusión asegurada.
  • Antisexual, de lo posible radical o elitista. Garantía asegurada «un grupo de gente moralista y fanática».
  • Religiosos «celibato o abstinencia sexual».
  • Homofóbicos «Aún no sale del closet gay».
  • Repelidos «aversión al sexo» «anorexia sexual». Posible trastorno.

¿Seguimos vendiendo morbo?

Señor periodista, dentro de su orientación sexual, cualquiera que sea, puede encontrar los mismos ingredientes antes mencionados. Abra los ojos. Mire a su alrededor. Observe la diversidad. Despierte de una vez y observe su mundo.