São Paulo recibe el primer desfile asexual de Brasil

Autor: Luiza Souto

Traducción: Paloma.V

SAN PABLO. Entre salir o comprar una bicicleta, la estudiante de artes de 21 años Júlia Luchiari Fioretti prefiere quedarse con la segunda opción. O devorar un buen pastel de chocolate. Cualquier cosa menos sexo. Ella dice que no experimenta placeres sexuales, pero garantiza que está muy bien resuelta de esa manera. Para demostrar que está bien, gracias, este viernes en São Paulo ordena el primer Desfile Asexual en el país en São Paulo. La idea es intercambiar abrazos, sin terminar necesariamente entre cuatro paredes. Hasta este jueves, 148 personas habían confirmado su presencia en el evento programado para las 18h frente a Masp, en la Avenida Paulista.

– Estamos en la semana de la visibilidad asexual, y como no se ve a nuestra comunidad, queremos salir y compartir nuestras experiencias. No somos animales salvajes, y queremos demostrar que podemos ser tan cariñosos como los dichos sexuales. Y que existimos – dice Julia.

En algunas de las relaciones que ha mantenido, Julia recuerda problemas dolorosos. No siempre pudo mantener una mayor intimidad. El beso, la rendición, te da algunos problemas en muchos momentos. Pero dice que se enamoró solo una vez, y con ese sentimiento descubrió otras formas de placer.

– Ya me preguntaron si sufrí algún tipo de violencia, si es un trauma. Estoy molesto por eso. Cuando soy aburrida, por ejemplo, dicen que necesito tener más sexo. Para algunos de nosotros, el sexo es estresante. Podemos enamorarnos perfectamente, pero no necesariamente tenemos atracción sexual. No es un deseo de tener un orgasmo, sino estar con esa persona. No soy infeliz porque no me gusta el sexo o porque no me atrae nadie, dice.

Hace seis años, el tema despertó interés en la investigadora Elisabete Regina Baptista de Oliveira, de 52 años. Estaba buscando un tema que contemplara la diversidad sexual en el campo de la educación, para su tesis doctoral en la Facultad de Educación de la USP. Luego llegó a 40 personas autoidentificadas como asexuales, con edades comprendidas entre 15 y 59 años, repartidas por todo el país. Durante las entrevistas, dice que aprendió la mejor definición para una relación entre este grupo.

– Uno de mis entrevistados comparó el amor asexual con el que descubrimos en el tercer grado de la escuela. Las expectativas de una relación son las mismas, vas de la mano, quieres estar con la persona, pero no hay un deseo carnal, dice, quien dice que no es asexual.

Y es este tipo de conexión lo que busca la trabajadora social Jaqueline (nombre ficticio). A los 34 años, informa que se percibió a sí misma como asexual desde que era joven. Consultó a especialistas creyendo que estaba enfermo e insistió en cambiar, por miedo a la soledad. Tenía su única hija, ahora de 16 años, y luego se casó con otra persona, pero la unión duró solo nueve meses.

– El sexo no es una prioridad para mí. Quiero salir con una pareja, como cualquier otra pareja, hacer planes juntos, jugar videojuegos. Quiero todo lo que hace una pareja común, excepto el sexo, describe, quien prefiere no dar el verdadero nombre de seguridad: Algunos hombres piensan que somos así porque no lo intentamos bien, y se acercan a «aplicar un corrector».

A los 24 años y propietario de un grupo de asexuales en una red social, con más de 1.400 miembros, el asistente administrativo Jhonathan dice que encontró a su pareja actual en Internet y muestra que es posible mantener una relación descrita por el trabajador social.

– Nos llevamos muy bien y nos entendemos. Pero encontrar una pareja asexual no es realmente fácil. Salimos a distancia, nos encontramos una vez al mes. No tomo el sexo como una prioridad en la relación. Salir con amigos, acostarme con mi amor hablando, comer chocolate, ver películas abrazados es lo que me da placer. Dejamos el sexo de lado.

Aquellos que desean mantener una relación sexual en situaciones específicas, cuando hay un mayor grado de intimidad entre los dos, el grupo se llama a sí mismo demisexual.

Grupo asexual se reúne en USP: de izquierda a derecha: Júlia Luchiari Fioretti, Elisabete Regina Baptista de Oliveira, Marcos Vinicios Lourenço Moreira y Alex Lima Foto: Fernando Donasci / Agência O Globo
Grupo asexual se reúne en USP: de izquierda a derecha: Júlia Luchiari Fioretti, Elisabete Regina Baptista de Oliveira, Marcos Vinicios Lourenço Moreira y Alex Lima Foto: Fernando Donasci / Agência O Globo

Este y otros nombres fueron creados por Aven, el acrónimo en inglés de Network for Education and Visibility of Asexuality. Se eligió un color para cada denominación, y de su unión surgió la bandera de los asexuales. Los tonos son negros (cuando no hay interés afectivo o romántico), gris (que representa a las personas que pueden o no sentir atracción o deseo sexual, dependiendo de las circunstancias personales), blanco (quienes apoyan o apoyan el tema asexual) y púrpura, que representa el patrón visual de los asexuales. La comunidad fue creada hace 14 años para discutir el tema y hoy es una referencia sobre el tema.

– La etiqueta es importante para unir al grupo, para que todos se conozcan mejor, pero sabemos que esto puede causar prejuicios incluso entre nosotros, como sucede con los grupos LGBT – entrega el estudiante de historia Marcos Vinicios Lourenço Moreira, de 26 años.

Marcos se ríe hoy cuando recuerda el primer beso de una novia, a los 13 años, pero dice que en ese momento no estaba divertido, ya que no sentía nada. Permaneció sin relación hasta los 18 años, cuando se sentía atraído por una persona del mismo sexo. Cuatro relaciones después, hoy dice que es un asexual homorromántico, «o heteroplatónico, ya que a veces tengo una pasión platónica por las chicas».

– Si es normal tener sexo sin amor, ¿por qué no podemos amar sin sexo? – pregunta, quien maneja muy bien su orientación.

El más destacado del grupo, el gerente de logística Alex Lima, de 28 años, se considera un «casi aromático». Él dice que tiene una afinidad como los demás, que le gusta crear amistades, pero le resulta difícil sentirse atraído románticamente. Incluso asistió a especialistas, pero fue en Internet donde encontró respuestas a sus preguntas.

– Es muy raro que te guste alguien. Sucedió solo con una niña, pero ni siquiera pude quedarme con ella, explica el fanático del cantante Morrissey. El ex líder de The Smiths sería asexual: – Cuando escuché esta historia hace tres años, comencé a investigar y encontré este término. Hoy vivo la mejor fase de mi vida, porque hay muchas personas como yo y veo que soy normal.

Según el ginecólogo y obstetra Marcos Arcader, del hospital Silvestre, al sur de Río de Janeiro, la parte sexual del ser humano está vinculada a las hormonas que aún se forman en el útero de la madre y cree que la decisión del grupo puede estar relacionada con la parte psicologica

– Nacimos y crecimos con hormonas. Es normal, por ejemplo, que las mujeres sientan más deseo durante la menstruación y que los hombres tengan una erección matutina, pero, por supuesto, la parte psicológica se superpone a cualquier cosa. La cabeza gobierna. No están castrados, sino mentalmente castrados por alguna razón.

El psiquiatra Sander Fridman, también del hospital Silvestre, explica que la falta de interés en el sexo puede dar lugar, además de la reducción de los niveles hormonales, a frustraciones o depresión tanto sexuales como amorosas, pero reflexiona: no hay ningún hecho que indique anormalidad en el sujeto.

– Existe una voz actual que considera la «falta» de deseo o experiencia sexual, o al menos la falta de no conformidad por no tener relaciones sexuales. ¡Eso es un absurdo! ¡No hay ninguna ley que obligue a los «anormales» a ser tratados! Ni siquiera un hecho que indique que siempre son peligrosos, infelices o enfermos. Ahora, una vida sin deseos y sin presiones, sin expectativas ni frustraciones, sin decepciones ni orgullo, ¡este es el secreto de la felicidad para muchas filosofías milenarias antiguas!