Heteronormatividad en la comunidad asexual

“Yo creo firmemente que el respeto a la diversidad es un pilar fundamental en la erradicación del racismo, la xenofobia y la intolerancia” Rigoberta Menchú

Heteronorma o heteronormatividad es un régimen social, político y económico que impone las prácticas sexuales heterosexuales mediante diversos mecanismos médicos, artísticos, educativos, religiosos, jurídicos, etc. Mediante diversas instituciones que presentan la heterosexualidad como necesaria para el funcionamiento de la sociedad y como el único modelo válido de relación sexo-afectiva y de parentesco.

El régimen se retroalimenta con mecanismos sociales como la marginalización, invisibilización o persecución. Esto incluye la idea de que todos los seres humanos se distribuyen en dos categorías distintas y complementarias: varón y mujer; que las relaciones sexuales y maritales son normales solamente entre personas de sexos diferentes; y que cada sexo tiene ciertos papeles naturales en la vida.

tree-2597184_960_720

Así, el sexo físico, la identidad de género y el papel social del género deberían encuadrar a cualquier persona dentro de normas íntegramente masculinas o femeninas. En consecuencia, la heterosexualidad es considerada como la única orientación sexual normal. Las normas que este término describe o critica pueden ser abiertas, encubiertas o implícitas. Aquellos que identifican y critican la heteronormatividad dicen que deforma el discurso al estigmatizar conceptos diferentes tanto de sexualidad, como del género y hacen ciertos tipos de autoexpresión más difíciles.

Toda sociedad se fuerza al cambio, pero qué pasa cuando los que se fuerzan al cambio están dentro de tu comunidad.

Tratar de “normalizar” nuestra orientación también es invisibilizarnos

  • “es algo normal”
  • “es un gusto nada más”
  • “lo que pasa es que estoy enfermo”

Lo que no se comprende es que la “normalidad” tal cual hoy está dada es una normalidad construida, donde se toma a la heterosexualidad (mayoría sexual) de forma sana y a las minorías se las margina. En lo biológico también hay animales de otros espectros sexuales, pero a mi eso de que soy un ser racional y por lógica puedo normalizarme no me alcanza para cambiar.

Lo normal es ser diverso y yo no soy la que se debe adaptar a la heteronormatividad. Es la sociedad la que debe asimilar nuestra diversidad.

Victoria Luna, Madrid

Anuncios