SOY ASEXUAL, NO SOY LIMITADO

Escrito por: Citlally Villarejo

Pareciera que más que visibilizar nuestra orientación la tarea del activista asexual resuelta ser educativa ya que tenemos que marcar y remarcar los conceptos de atracción sexual y deseo sexual, una y otra vez sin cansancio.

A pesar de que hemos sido incluidos y representados de una forma menos estereotipada y menos antisocial en series como Bojack Horseman o Sex Education, eso no ha quitado del todo el estigma de ser personas totalmente indiferentes al sexo, al erotismo, con incapacidad de ser sexys, reduciendo a nuestra orientación a la formula “asexualidad = no sexo”.

Acotándonos a la definición de asexual como aquella persona que no experimenta atracción sexual ¿Qué significa esto? Que es una persona que es perfectamente capaz de “calentarse” pero no se calienta por nadie, la definición OFICIAL en ningún momento nos pone como asexuados, antisexuales, reprimidos o anorgásmicos, ni siquiera involucra ningún otro término que salga de la atracción sexual.

Esta constante que medios y comunidad manejan “asexual = n0 s3x» deja por fuera a toda la población perteneciente al espectro asexual sexo-positiva, es decir, aquellos que disfrutamos del sexo ¡Somos reales! ¡Existimos! Aunque seamos una minoría del de por sí pequeño número que representamos como comunidad.

Lo peor es la invalidación que sufrimos dentro de la misma comunidad, evidenciada hace poco por los ofensivos ataques  hacia Yasmin Benoit en twitter donde hacen críticas a su imagen;  al parecer, tanto alosexuales como la propia comunidad asexual descalifica a la modelo, porque resulta imposible en su concepción que un asexual pueda ser sexy, ¿acaso un asexual no puede modelar lencería? ¿Acaso un asexual no puede trabajar en la industria sexual? ¿Estamos limitados? ¿Tenemos incapacidades? O será que la comunidad se ha puesto un disfraz de infantilización que nos impide pensarnos como seres eróticos, bellos, sexuales y con capacidades de disfrute.