Chica mala

Casi como por error descubrí que mi cuerpo podía sentir placer, crecí rodeada de gente que había comenzado a muy temprana edad su vida sexual, me recuerdo a los trece años respondiendo a un chismografo con una línea que no les permitía saber si era virgen o no, aunque aún no había dado ni un beso me gustaba complementar mi pinta de “chica mala” con una reputación libertina.

Crecí así y desgraciadamente sufrí abuso sexual, fui drogada, violada e incluso sufrí un microaborto, con los años he intentado superar esto. Y no, el abuso no me “volvió” asexual, yo soy así, voy de asexual a grisexual, vivo mi vida sexual con todas las ganas y el placer. A los veinticinco años sentí atracción sexual por primera vez, era un deseo que me comía, “quiero estar con él”, sufrí en ese momento de no poder estar con esa persona, sin embargo cuando lo volví a ver esa chispa se había pagado, un tiempo después, sentí mucha necesidad de estar con quien era mi pareja, pero al momento de estar la atracción desparecería aún cuando el deseo siguiera con una presencia tan poderosa. Fueron mis únicos acercamientos a la atracción sexual y ciertamente no volvió más placentera mi experiencia, sólo más apresurado, pero el placer era el mismo, ni mayor ni menor, sólo dos ocasiones y jamás volvió a aparecer, me imagino que mi atracción no duró más de dos minutos, aunque mi libido sigue presente hasta la fecha.

bdsm-1973281_960_720

Siempre me jacto de ser asexual sexualmente activa, y creo que jamás he dicho cómo selecciono compañeros sexuales: por fines económicos, porque yo soy del gusto de esa persona o porque me genera confianza o curiosidad, ya sea por su experimentada vida sexual, sus filias o sus fetiches. Creo que a mí me interesa más el desarrollo de la actividad, la experiencia, al no sentir atracción sexual mi deseo se basa en vivir el momento, en sentir el placer.

Promiscua, sí, sexo ocasional, sí, sexo sin sentimientos, sí. Me agrada conocer mi cuerpo y poder usarlo como medio de obtención y de otorgar placer, fuese cual fuese mi  orientación creo que no cambiaría esto, mi deseo es cual y mi orientación es tal.

El sexo no idiotiza, el sexo no es malo, lo malo es que el humano esclavice, objetívese y cosifique, que viole, que obligue, que manipule, que mienta… los alosexuales no están idotizados con el sexo ni son inferiores por sentir atracción sexual, sólo tienen una orientación diferente a la nuestra, pero hablando y compartiendo nos podemos entender.

Azul, activista México

 

Anuncios