Arrobo, un ejemplo mediático

Tal como los romanos decidieron llamar bárbaros a aquellos que no eran pertenecientes a su cultura hoy conocida, del mismo modo nosotros a veces tendemos a caer en actos discriminatorios por falta de información o entendimiento de la misma.

Tratar de explicarnos a nosotros mismos o a nuestras emociones cuando no entramos en el estándar de orientaciones románticas, e incluso como espectro asexual aún hay una tendencia de incomprensión hacia los arrománticos, puesto que tendemos a sólo hablar del amor romántico sin ver la infinita gama de sentimientos que los otros nos pueden despertar.

couple-2624704_960_720

En el caso de los arrománticos pueden ser sentimientos similares a los provocados por la familia, un ejemplo de ello son las amistades profundas y aunque no sean muy difundido en los medios, es un ejemplo fácil de encontrar, como el caso de Nikki Red con Evan Rachel Wood durante la filmación del largometraje “A los trece”, una experiencia que aún después de diez años sigue presente en el recuerdo de cada una de las actrices, según la misma Red lo expresa:
“Tu primera amiga representa la primera vez que exploras el amor, y lo que significa amar a alguien que está fuera de tu familia, y no necesariamente de un modo sexual, aunque todas esas cosas locas están pasando en tu cuerpo. Lo más que me había enrollado con alguien por entonces era con Evan Rachel en esta película, fue mi primera experiencia, y tú tienes estos locos sentimientos, y estas cosas que te están pasando… todo mezclado”

Como podemos ver, los vínculos de amistad también pueden perdurar a través del tiempo, de la distancia e incluso de la falta de contacto, la emoción se vuelve a despertar y no sólo el idealizado amor romántico tiene cualidades de duración. Podemos encontrar relaciones especiales y ejemplo de ellas en los productos culturales, aunque pocos debido a la poca relevancia que se le da a las relaciones no románticas: amistad, compañerismo, familia… sin duda, los arrománticos tenemos mucho amor por ofrecer, lealtad e incluso incondicionalidad, somos seres humanos, no robots.

Tal vez la respuesta esté en la mano de nosotros, los artistas asexuales, debemos generar representaciones, preformaciones, interpretaciones y creaciones del sentir arromántico, tal vez creando productos culturales podamos impulsar, desde el activismo artístico, la información que combata un poco la discriminación interna y externa.

Citlally, activista

Anuncios