14 de Febrero, no morir en el festivo

“Y sí me hace regalos que no le cuesten dinero” Christina y los Subterraneos,1992

Tengo casi 26 años, de los cuales, absolutamente todos, sin excepción alguna los he pasado soltera y bastantes más me han tocado sola, sin compañía alguna. Un feriado que comenzó como una fiesta de sacrificios, terminó en un día muy rentable económicamente hablando: demostrar afecto por medio de regalos.

Recordando los días de la escuela primaria donde elaborábamos manualidades que servían de regalos para nuestros compañeros o familiares, por bien o mal hechas que nos quedaran, eran artesanías hechas a mano que nos implicaban una inversión tiempo, paciencia y esfuerzo; pero ya venían los intercambios, donde se nos determinaba un precio para demostrar nuestro obligado afecto por los compañeros, como si de un concurso de popularidad se tratara, había personas que recibían múltiples regalos y otros que corríamos con suerte si la persona del intercambio no olvidaba nuestro regalo.

Cuando crecemos la cosa no cambia mucho, la gente olvida que dicho feriado también puede servir de reconocimiento a la amistad y todo se torna en un ambiente romántico normado, desde las películas en cartelera hasta los restaurantes ¿A dónde corro? ¿Existe algún refugio? Entre tanta melosidad uno percibe la hipocresía y la ironía de dicha fecha, peluches innecesariamente caros, pero al día siguiente encontramos oferta desde en chocolates hasta en condones.

market-1284659_960_720

Después de un tiempo uno aprende a sobrevivir tal día, claro, cuando no te encuentras del todo bien anímicamente o traes un poco de desequilibrio emocional, encontrar tantas muestras de afecto además de apabullante puede llegar a ser un tormento, pero, no olvides que es un día, sólo uno, que tiene de pretexto las conexiones humanas, que también tú, en algún momento, ya sea en tu cumpleaños, año nuevo o en cualquier día con cualquier motivo, en compañía de tu familia, amigos, pareja o con quién sea has disfrutado, has sido pleno y te has sentido querido o acompañado. Esto no debe tener una fecha, la celebración de nuestros vínculos y del disfrute de lo mismos debería de ser constante, tener amigos o tener una pareja enriquece bastante tu vida, deja que otros celebren cualquier día con cualquier precio y en el momento que les parece adecuado.

Ser grinch es prestarle atención a las fechas, cuando tu vida y mente se encuentran llenas de pensamientos, actividades y actos que disfrutas, poco te fijas en las fechas y sus celebraciones. Arma un maratón con tus películas favoritas, trabaja cubriendo turnos, trabaja horas extras, aprovecha el descuento en coctelería, cenas y hoteles, compra un vino de temporada a mejor precio… y espera a que sea la mañana del quince para comprar chocolates deliciosos a muy buen precio. Disfruta los días sin importar qué celebración te sea restregada en la cara.

Azulvg, activista

Anuncios