La orientación  invisible

La asexualidad, es definida a menudo como “una falta de atracción sexual”, fue ignorada en la mayoría de las culturas populares e invisibilizada por la sociedad alonormativa. Los medios de comunicación y la investigación científica hasta hace aproximadamente una década no hablaban sobre el tema y hoy dentro del colectivo de habla hispana se manejan desde la desinformación.

Las primeras opiniones fueron en gran parte desdeñosas o estigmatizantes, asumiendo una patología. Ahora, sin embargo, tras años de investigación están disponibles, incluidos los estudios a gran escala sobre asexualidad y el comportamiento diverso dentro de la comunidad. Los investigadores de la Universidad de Columbia Británica Lori Bratto y Morag Yule revisaron críticamente el artículo Archives of Sexual Behavior (actualmente disponible en línea). Llegan a la conclusión de que la asexualidad no parece ser una afección psiquiátrica, un síntoma de una afección psiquiátrica o un trastorno del deseo sexual. En cambio, parece cumplir con la mayoría de los criterios para la clasificación como una orientación sexual distinta.

¿Por qué la asexualidad es una orientación sexual?

Varias líneas de evidencia llevaron a Brotto y Yule a concluir que la asexualidad probablemente sea una orientación sexual distinta. Expliquemos en qué se basan:

black-and-white-1281562_960_720

  1. Siempre se sintieron de esa manera.

Cuando se les preguntó acerca de su falta de atracción sexual, los asexuales informan que siempre se sintieron de esa manera. Los sentimientos de toda la vida sugieren una disposición innata. Aunque no es una indicación definitiva de una orientación sexual, un patrón de por vida sería inconsistente con las sugerencias de que la asexualidad es en cambio una respuesta a experiencias sexuales aversivas u otros traumas.

  1. Los biomarcadores están asociados con ciertas orientaciones sexuales, y los asexuales tienen biomarcadores que los diferencian de los demás, estadísticamente.

Los ejemplos incluyen la destreza y el orden de nacimiento fraterno.

  1. La asexualidad es evidente temprano en la vida.

Entre los criterios propuestos para determinar si algo como la asexualidad califica como orientación asexual es de inicio temprano. Debido a que los asexuales informan que su falta de atracción sexual es algo que siempre han experimentado, la asexualidad parece cumplir con el criterio de “inicio temprano”.

  1. La infrecuencia relativa de conducta sexual de los asexuales es paralela a su falta de atracción sexual.

Una prueba propuesta de orientación sexual es “a quién elegiría una persona en una situación hipotética donde podría tener relaciones sexuales libremente, sin consecuencias negativas”. Aunque algunos asexuales tienen relaciones sexuales cuando están en una relación con una pareja que desea ser sexual, “Hay una relativa consistencia en su falta de motivación para el sexo”.

  1. Estabilidad en el tiempo de falta de atracción sexual.

En un estudio de adolescentes, algunos miembros informaron una falta de atracción sexual en un momento dado, pero solo hubo una consistencia débil de esa falta de atracción sexual en un momento posterior. Brotto y Yule sugirieron cautela en la interpretación excesiva de los resultados de los adolescentes. También señalan que un patrón de consistencia débil podría indicar que la asexualidad es fluida, al igual que la sexualidad, y por sí misma no descalifica la asexualidad como una orientación sexual.

Eliot; colaborador de ActAsex  

Anuncios