La educación no es solo para la comunidad alosexual, también de nosotros depende transmitir lo que somos

“La sociedad en la que hemos nacido se fundamenta en el egoísmo. Los sociólogos lo llaman individualismo, aunque existe una palabra más simple: vivimos en la sociedad de la soledad. Ya no hay familias, ya no hay pueblos, ya no hay Dios. Nuestros antepasados nos han liberado de todas estas opresiones y en lugar de eso han encendido la televisión. Estamos abandonados a nosotros mismos, incapaces de interesarnos por nada excepto por nuestro propio ombligo.” Frederic Beigbeder

Llevo siete años como activista de habla hispana, mi labor comenzó con una simple traducción en la administración AVENes. Llegué a una plataforma vacía y sin contenido o información. Me di cuenta que no contaba con el material que enriquece el trabajo del activista y creí necesario traducir algunos fragmentos para un pequeño grupo montado en la web. La información es la fuente de valor más importante que necesita el colectivo para mostrarse, para entenderse, para educarse y así visibilizar. Soy ante todo docente, la educación para mí es la clave y mi mundo. Nos permite mostrar nuestra realidad, entenderla, anticiparnos. La educación es la clave para una buena comunicación y con ella el entendimiento, nos da la llave para llegar al otro y que el medio nos comprenda.

La información no es solo para la comunidad alosexual; también de nosotros depende transmitir lo que somos. Nuestro trabajo como activistas debe ser siempre centrado en un único objetivo, dar visibilidad, que la vanidad de algunos sobra y la competencia estorba, no se puede trabajar cuando nos apedreamos entre nosotros.

Es hora de trabajar por el bien común, de madurar y asimilar que llegar a otros asexuales que no conocen la etiqueta es lo único que nos debe interesar. Brindar seriedad a la hora de transmitir nuestra diversidad; sin olvidar ningún sector y recordando que aún dentro de la asexualidad la palabra diversidad existe y está latente.

holding-hands-858005_960_720

Nos queda mucho camino por recorrer. Nos falta formar gente que comprenda la causa y no la transforme en una competencia o un chiste de vanidad. Asimilar lo que significa un colectivo tan amplio como el nuestro. Que la capacitación no es solo tener una foto con un personaje importante, que hay cursos y material de lectura que enriquece nuestro trabajo. Que nos falta mucho por comprender y fomentar con base en el bien común y dejando atrás nuestro ego. Ego que no nos sirve como colectivo. Ego tóxico que deja la verdadera misión fuera de plano. Por esa carga no logramos despegar, por no saber ser una comunidad. En estos siete años observé que el trabajo de algunos se apoya en la ganancia individualista y no colectiva, que no les importa aplastar el laburo y reputación de otros activistas con tal que su ego se siga incrementando. En fin, somos parte de ese mundo lleno de marginalización y maltrato que tanto repudiamos. Barbarie. Pero aún así guardo la confianza casi utópica que todo se esfume y se comprenda la lucha, la tangible, la que todos ya deberíamos entender. Nuestra misión como educadores y visibilizadores es llegar a otros, transmitir y ser comprendidos. Tener objetivos claros y comunes, aún teniendo particulares que nos distingan. Cada comunidad es un mundo. Cada país tiene un activismo propio, singular y rico de ser admirado y del cual aprender. Cada tipo de activista viene dotado de particularidades. Cada asexual trae su historia, historia que lo enriquece y hace único.

Que el 2019 nos traiga la fortuna de entendernos y que la comunidad crezca, nos haga cada día más visibles. Gracias por leernos. Avenitas nació para ustedes, para que logremos trasmitir nuestra riqueza y singularidad. Para que podamos expresar que estamos aquí. Que existimos. Comunicarnos a través de las palabras y digamos presente.

Nuestro trabajo es para ustedes y por ustedes.

Patriciagr, activista

Anuncios