Soy asexual y fui infiel

“Eras para mí el centro del universo, lo dejaste ir por un gramo de sexo”

Sola-Playa Limbo

Era una de las parejas más hermosas que pude conocer en la comunidad asexual, él un chico depresivo pero muy trabajador, ella, una chica border pero muy creativa, vivían juntos, con perritos, subían fotos donde se veían felices, los conocí porque otro amigo gustaba de él, aunque claramente no era correspondido, el chico trabajador estaba profundamente enamorado de la chica creativa, sonaban como cualquier pareja, sólo que eran una pareja mixta, él heterosexual (alosexual obviamente) y ella asexual heteromántica.

Con el tiempo comencé a ver aún más deprimido al chico, cuando por fin se atrevió a decirme la verdad, ella le había sido infiel y no sólo eso, se había salido del departamento para ir a vivir con el nuevo amante, obviamente, había aparecido en la escena el sexo, pero ¿será que para un asexual el sexo es la base de la infidelidad?

Puede ser, un alosexual puede sentir tal grado de atracción sexual que le lleve a cometer una falta a su pareja romántica, pero, nosotros al no sentirla, también nos podemos ver, como cualquier persona, en la misma situación. Más tarde entendí que había pasado entre ellos, cuando lo viví en carne propia.

Era otra pareja mixta, entre un pansexual y otra persona grisexual, había comenzando a haber problemas entre ellos, problemas que terminaron con la persona grisexual teniendo sexo con otro asexual, y no, no me llevo a ser infiel sentir atracción sexual por equis persona, me llevó a ser infiel que los problemas que tenía en pareja me estaban sobrepasando, y sólo buscaba una salida para volver a sentir algo, pensé, que si tenía sexo con otro chico la culpabilidad me permitiría ponerle fin a mi relación, puesto que no tenía ganas algunas de luchar por la misma, pero resultó a la inversa, darme cuenta que no iba a encontrar una conexión igual.

¿Qué pasó con el chico trabajador y la chica creativa? Fue algo similar, más tarde supe que ella comenzó a salir con otro chico “mentalmente equilibrado”, pese que amaba al chico creativo y depresivo, ambos se estaban perdiendo en una espiral de dolor, de llanto y de tortura, ella encontró a otra persona que la podía sostener y además la impulsaba a salir, el chico creativo tardó en entenderlo, pero al final, también encontró a otra persona con “salud mental” que le ayudó a pasar el mal trago y lo impulsa a continuar su lucha contra la depresión.

Estos dos casos nos permiten ver algo, la infidelidad puede pasar en cualquier pareja, en cualquier género y cualquier orientación, a cualquier edad y en cualquier momento, la infidelidad más allá del sexo, de los besos y de buscar sentir algo de nuevo, tiene que ver con la inmadurez propia para decir adiós, para manejar los sentimientos e incluso para enfrentar los problemas.

Claro que un asexual puede ser infiel, no estamos exentos de pasar por problemas de pareja, por problemas personales o desajustes psicológicos que nos lleven al extremo de faltarle la confianza a quienes pensamos amar o con quién tenemos un compromiso. La base está en no idealizar, puesto que somos humanos y todos podemos cometer errores, faltas e incluso por temor, salir corriendo con la primer persona que nos dé la mano.

Lu.

Anuncios