Los asexuales no experimentan atracción sexual, pero pueden sentir otros tipos de atracción

La atracción se refiere a una fuerza mental o emocional que vincula a las personas. Los asexuales no experimentan atracción sexual, pero podemos sentir otros tipos de atracción. Dentro de la comunidad asexual podemos encontrar:

  • Atracción sexual
  • Atracción romántica
  • Arrobamiento
  • Atracción sensual o sensorial
  • Atracción estética
  • Atracción intelectual

Atracción sexual:

Es instintiva independientemente de lo que yo piense o crea. La atracción sexual es una energía que se siente en el cuerpo y sucede antes que los pensamientos, lo deseo, lo como, ese «me pone» que los asexuales no experimentamos. La atracción sexual se dispara automáticamente. En la naturaleza, hace referencia a la capacidad de atraer el interés sexual de potenciales parejas reproductivas.

Atracción Romántica:

La atracción romántica es la sensación que en las personas genera el deseo de una relación romántica con otra persona concreta. Muchas personas asexuales sienten atracción romántica aunque no sientan atracción sexual.

couple-2619226_960_720

Arrobamiento: 

Es una atracción no romántica ni sexual, una atracción afectiva no romántica intensa o peculiar. Hay una fina línea entre enamoramiento y el arrobamiento. Ambos pueden involucrar persistentes pensamientos sobre la persona de interés, una mayor conciencia de uno mismo al estar cerca de esa persona, deseos de estar con él o ella, fantasías sobre contacto físico (no necesariamente sexual) con él o ella o cualquier combinación de los anteriores. Sin embargo, los enamoramientos a veces implican celos hacia las parejas de la persona de interés y un deseo de contacto románico (como besarse en la boca), de una relación de pareja o de matrimonio mientras que los arrobamientos no.

Atracción sensual:

La sensualidad incluye a menudo también la estimulación táctil como abrazos, besos, dar o recibir un masaje; así como también estímulos visuales, auditivos, gustativos u olfativos. Por ejemplo, el hecho de desear apreciar la presencia física de una persona hermosa comprende una estimulación visual y esto puede considerarse como sensual. Algunos asexuales manifiestan un deseo de realizar actividades sensoriales (que no sexuales) con cierta gente, en especial en relación con la sensualidad táctil como pueden ser, por ejemplo, los abrazos. Este tipo de experiencias pueden clasificarse como atracción sensual o sensorial.

Atracción estética:

Algunos asexuales reconocen una atracción hacia otras personas que no está unida a ningún deseo hacia ellas, ni sexual ni romántico. Ellos simplemente aprecian su apariencia. Esto se denomina atracción estética porque se considera similar a otros deseos estéticos como el deseo de seguir escuchando una buena canción o contemplando un precioso atardecer.

Es posible definir la atracción estética como una subdivisión de la atracción sensual ya que el hecho de observar la apariencia o el comportamiento de otra persona se puede considerar como un tipo de placer que implica el sentido de la visión o en ocasiones del oído. Algunos asexuales rechazan el concepto de atracción estética por la misma razón que rechazan el concepto de atracción sensual. Sienten lo mismo hacia objetos inanimados y otras cosas por las que generalmente no consideran que se sientan atraídos.

Atracción intelectual:

Atracción por la mente de la persona, el intelecto, el conocimiento, la habilidad, el dominio profesional u otras facultades cognitivas de alguien. Interesarte o admirar alguno de estos factores de una persona en concreto. Puedes querer intercambiar ideas con la otra persona o tener una relación o vínculo con el otro relacionado con su mente.

Por: Eliot, Madrid