Cinco cosas que debes saber sobre ser asexual

Para la mayoría de las personas, la atracción sexual y el deseo son dos de las fuerzas motrices más poderosas de la vida. Pero algunas personas no las experimentan de esa manera; en realidad, no experimentan atracción sexual y no les produce ningún prejuicio en absoluto.

Según un estudio de 2004, aproximadamente el 1% de la población es asexual. El término una vez fue relegado a revistas académicas, pero últimamente ha ganado visibilidad, con personas asexuales que salen y comparten sus historias. El acrónimo LGBTQ aparece cada vez más con una A al final, para incluir a hombres y mujeres que se identifican como asexuales. Sin embargo, la asexualidad es desconcertante para la mayoría de nosotros, y muchos expertos tampoco la entienden bien. Esto es lo que significa esta orientación sexual y cómo saber si podría describirte.

¿Qué es la asexualidad?

En pocas palabras, una persona que es asexual no experimenta atracción sexual vinculado a la persona, de acuerdo con la Red de Educación y Visibilidad Asexual (AVEN). “Mientras que los heterosexuales se sienten atraídos sexualmente por personas del género opuesto, y los homosexuales se sienten atraídos por personas del mismo género, los asexuales no son atraídos por nadie”, dice la terapeuta sexual con sede en Detroit Stefani Goerlich.

La asexualidad a menudo se confunde con el celibato o con una libido baja. La diferencia es la siguiente: si bien la asexualidad es una orientación, el celibato es una elección que cualquier persona con orientación sexual puede hacer. Además, la libido baja significa que la atracción sexual y el deseo existen, pero en niveles más bajos en relación con otras personas. Un bajo deseo sexual puede estar enraizado en un trastorno médico, dice Goerlich, pero la asexualidad no. Es simplemente la forma en que una persona es.

¿Qué pasa con el romance y el amor?

La sexualidad y el romance son dos cosas distintas. “Alguien que es asexual todavía podría formar una relación romántica con otra persona, simplemente no siente la necesidad de expresar sus sentimientos románticos a través de relaciones sexuales u otras expresiones sexuales”, explica Goerlich.

Alguien que no necesita o desea una conexión romántica o amorosa se llama “arromático”, no s una etiqueta vinculada solo a la asexualidad. “Los arromáticos pueden amar experimentar atracción sexual, simplemente no disfrutan del componente del romance”, dice Kryss Shane, trabajadora social y educadora LGBT en Nueva York. Agrega Goerlich: Las identidades asexuales y arromáticas existen por separado, y en casos raros, pueden superponerse en un individuo que no siente ni atracción sexual ni sentimientos de amor romántico “.

A menos que también sean arromáticos, nada impide que una persona asexual se enamore o se enamore. “Estos sentimientos no son sexuales; tienen sus raíces en la compatibilidad u otras medidas de cercanía ”, explica Jessica O’Reilly, PhD, sexóloga con sede en Toronto y presentadora del podcast Sex With Dr. Jess.

people-2562724_960_720

¿Eso significa que las personas asexuales salen?

Sí, algunas personas asexuales salen. “Al igual que algunas personas experimentan atracción sexual hacia parejas con las que no tienen una relación romántica o interés en las citas, las personas que son asexuales pueden experimentar atracción romántica y quieren tener citas sin el elemento sexual”, dice O’Reilly. Hay una serie de razones por las que podemos elegir salir con alguien, y lo mismo es cierto para los asexuales. La diferencia es que la compatibilidad o atracción sexual no estará en su lista de verificación de rasgos cruciales.

“Navegar por el mundo de las citas puede ser uno de los componentes más desafiantes de ser asexual, porque puede implicar educar a amigos, familiares y socios potenciales y disipar mitos comunes relacionados con la asexualidad”, dice O’Reilly. “Pero todo se reduce a que el romance, la intimidad, la intimidad y el amor se pueden cultivar de varias maneras con o sin expresión sexual”.

Está bien, entonces, ¿qué pasa con el sexo?

A pesar de no tener ganas de tener relaciones sexuales, las personas asexuales podrían decidir tenerlo de todas formas. “Las relaciones para los asexuales pueden tomar muchas formas”, dice O’Reilly. “Algunos entablan relaciones y pueden descartar el sexo por completo, otros pueden negociar relaciones abiertas y otros optan por participar en actividades sexuales a pesar de la ausencia de deseo”.

Entonces, ¿por qué alguien que no anhela el sexo decide tenerlo? Hay varias razones: pueden querer tener hijos, podría ser una forma de satisfacer a una pareja que siente deseos sexuales, o simplemente saber cómo es, curiosidad. “Las personas asexuales no son sexualmente disfuncionales. Todavía pueden tener relaciones sexuales, sentir placer y hasta tener un orgasmo”, dice Carlos Cavazos, un psicoterapeuta y entrenador sexual con licencia en Austin, Texas. “Algunos podrían incluso masturbarse. Pero es mucho más físico. urgencia que sexual ”, lo que significa que lo hacen para aliviar los calambres o el estrés del período, por ejemplo, en lugar de como una liberación sexual.

Además, si una persona asexual es sexualmente activa, sigue siendo asexual, dice O’Reilly. Considera esto: cuando una persona heterosexual se encuentra en un período sexual seco y no lo hace, sigue siendo heterosexual. No se define la orientación sexual según si actualmente tiene o no una pareja o es sexualmente activa.

¿Cómo puedo saber si soy asexual?

Si no experimenta atracción sexual por ningún género y solo desea un compañero romántico; si nunca se ha sentido sexualmente atraído por otra persona, es posible que lo sea. Sin embargo, es difícil saberlo con certeza, ya que incluso las personas asexuales lo describen de manera diferente. Según AVEN, las personas generalmente se dan cuenta de que son asexuales cuando ellos y quienes los rodean están explorando o cuestionando su sexualidad cuando son adolescentes.

“Algunas personas encuentran una gran cantidad de alivio cuando se dan cuenta de que son asexuales, y la etiqueta se siente bien”, dice Shane. Pero para otros, se siente sofocante. Al igual que con cualquier identidad sexual, el hecho de que uses o no la etiqueta depende totalmente de ti. Lo más importante a recordar es que la asexualidad es una parte completamente normal de lo que eres.

Si crees que puedes ser asexual, hay organizaciones a las que puedes contactar para obtener más información o para conectarte con otras personas, como asexuality.org y AVEN. Goerlich también sugiere tres libros que ofrecen una mejor comprensión de la asexualidad: La orientación invisible: una introducción a la asexualidad por Julie Decker, La asexualidad: una breve introducción del archivo de asexualidad, y la comprensión de la asexualidad por Anthony Bogaert.

Autor: Grabrielle Kassel,  Healt. 

Traducción: Alicia Gómez 

Anuncios