No solo es este día, es todos los días

Autor: Citlally Villarejo

Reducción de las violencias

En 28 años he vivido acoso, abuso, violencia psicológica, violencia económica, violencia sexual y violencia física. Lo más triste es que en ese mismo tiempo he visto esas mismas violencias en la vida de mis mujeres más cercanas, y he visto como personas de mi ciudad natal y personas que yo admiro son víctimas de feminicidio.

El día de muertos presenté un pequeño performance dedicado Magda y Alessa, ambas víctimas de feminicidio por el simple hecho de ser mujeres trabajadoras que buscaban un bien social.

No solo es este día, es todos los días, porque tenemos tan interiorizada y normalizada la violencia que no nos percatamos de ella ni cuando somos víctimas directas. De nada me sirve conocerme el violento-metro cuando todo se reduce a micro-machismos, pero aun recuerdo al tipo que me seguía en biblioteca central, aun tengo flashbacks del abuso sexual, aun tengo miedo de que mi siguiente ligue comience a culparme y a amenazarme de que se va a suicidar porque yo le pedí darme respeto, aún me pesan las deudas de cuando decidí ser buena persona y ser una mujer desinteresada y terminé por siempre pagar yo, porque para un «onvre» una feminista debe pagarle hasta sus Calzones, aun tengo en la mente cómo esa persona quiso dejarme vacía, cómo entre juego y juego me humillaba en público, me mordía a lastimarme y me pellizcaba hasta que Entumía alguna extremidad, aun tengo miedo de recordar cuando alguien me dijo «en broma» que no quería estrenarse de feminicida conmigo, mismo que fue acusado de acoso en su facultad, aun tengo miedo de volverme a encontrar a otras personas que amenacen con golpearme si lloro cuando me humillan, aun tengo la huella de esa persona que me contó que dejo inconsciente a golpes a su ex novia.

No, no solo es el 25, no solo es el 8 de marzo, es todos los días, porque la siguiente puede ser tu mamá, tu hija, tu hermana, tu ex novia, puede ser tu novia por tus manos, la siguiente puedes ser tú.

La siguiente pude ser yo.