Gracias a la lucha de las mujeres transexuales es que hoy podemos hablar de asexualidad

Autor: Citlally Villarejo

Paramos para no parar. Marchamos para poder caminar con tranquilidad. Desde las sufragistas hasta los pañuelos verdes es imposible no ver la lucha feminista, lo triste es que sea un lapso de tiempo tan largo y que tengamos que seguir exigiendo derechos que por sentido común deberían ser lógicos para mujeres.

El feminismo, a diferencia de lo que algunas personas aun creen no trata de la superioridad hembrista, no, el feminismo nace como respuesta al sistema patriarcal que clasificaba a la mujer como ciudadana de segunda categoría, recordemos que en las culturas no occidentales la mujer jugaba un importante papel en la educación y desarrollo de la sociedad, pero desde Roma la mujer en las sociedades occidentales solo era parte de la propiedad privada, al ser el sistema dominante se adueñó del concepto de mujer. Las sufragistas estuvieron presentes en todo el mundo, basta consultar la historia de tu país para saber en qué año este movimiento hizo presencia, esta es la primera ola del feminismo. Que buscaba la igualdad legal.

En el caso de México, el 2020 es el año de Leona Vicario, personaje histórico, ya que siempre ha habido mujeres involucradas en las luchas políticas en este país, tomando el ejemplo de estas mujeres las sufragistas yucatecas abrieron el camino al feminismo en México. Así como parte de la primera ola también se oponía al racismo, así la segunda ola integró al nacimiento movimiento lgbt, ahí es donde entramos nosotros. Gracias a la lucha de las mujeres transexuales es que hoy podemos hablar de asexualidad. La segunda ola de cuestiona si feminismo es la palabra adecuada para nombrar la lucha, comienza a dividirse en varios movimientos, que al final tiene como objetivo la igualdad legal, la equidad y el reconocimiento de la mujer como ser humano.

89029754_2606736852771070_5059943032032329728_n

En el particular caso mexicano, la violencia que azota al país no solo viene del crimen organizado, sino también de su misma población, el machismo mexicano se refleja en 9 mujeres asesinadas al día, los feminicidios tienen como víctimas desde niñas en edad preescolar hasta mujeres de la tercera edad, y no, no es algo nuevo, ya que desde 2012 se reflejaba en datos duros que una de cada dos mujeres había sufrido algún tipo de agresión sexual en su vida. Pero, el caso de Ingrid Escamilla y la filtración de las fotos, el trato humillante por parte de periódicos de nota roja y el aberrante feminicidio de la niña Fátima a manos de un pedófilo, hizo que las feministas mexicanas aparecieran de nuevo en escena, y no solo ellas, si no más de cien mil mexicanas enojadas y hartas de la violencia a la que se enfrentan todos los días.

El paro en México es el primero realizado en la historia, se reportan pérdidas de 34 millones, los sectores más afectados fueron salud y educación donde la mayoría del personal es femenino. Este ejercicio fue necesario para empatizar en un país que odia y mata sin piedad a sus mujeres.