PIEDRAS EN EL ZAPATO

Autor: Citlally Villarejo

 Si pensáramos el activismo como una carrera de marcha podríamos por medio de la metáfora comprar elementos; la única meta es la visibilidad, y el camino es educar sobre nuestra orientación para terminar con mitos. El camino no es sencillo, es largo y cansado, el impulso es ver como cada paso te acerca más y más a la meta y a la vez te aleja más de la línea de partida.

Es agradable cuando se mira hacia atrás y ver que la patologización disminuye, que la imagen estereotipada cada vez se difumina cada día… sin embargo hay piedras en nuestro zapato que nos complica nuestra mancha, lo peor es que venga de nuestro compañero de al lado.

Train Track, Traveller, Yellow, Jacket, Yellow Jacket

No es posible que en vez de trabajar en equipo haya actitudes parasitarias, envidas, celos, chismes y demás. En equipos de trabajo a veces en vez de tratar de funcionar comienzan a parasitar el trabajo, robarlo, incluso, pasando por traiciones. No solo somos activistas, somos también personas capaces de sentir y generar vínculos, muchos confiamos en otros, los consideramos nuestras amistades, nuestras parejas, por lo que al momento no entregamos solo nuestro trabajo y esfuerzo como activistas si no también nuestros sentimientos, nuestra confianza.

Las traiciones nos rompen emocionalmente y quebrados no podemos funcionar al cien por ciento como activistas; además al quedar llenos de desconfianza, decepción e ira es muy complicado volver a trabajar en equipo y aún más, el cansancio vuelve pesado el solo hecho de estar en la comunidad. A lo largo de los años hemos aprendido a dar todo por educar y visibilizar aunque a veces nos genere dolores de cabeza, pues pesa más una comunidad que un ego dispuesto a fingir amistad, pisotear y robar a otros su trabajo, su energía y hasta su imagen.