«El activismo no es para todos», discriminación y clasismo dentro de la comunidad

Autor: Citlally Villarejo

Cuando ingresé al foro de la comunidad AVENes nunca pensé en comenzar mi trabajo como comunicadora dentro del activismo, el primer sector que pisé fue la administración de la comunidad AVENes de la mano de Ene. G, una activista de Valencia que me ofreció trabajar dentro de YouTube. También he escrito para Avenida, un proyecto ya desactivado y la radio. Por falta de manos tuve que cerrar el proyecto de As Radio en el 2016. Es muy difícil encontrar colaboradores dispuestos a estar, emprender y que aporten el tiempo necesario para consolidar un proyecto. Tan difícil resultó como el mantener un activismo sobrio, donde no se pretenda controlar y hostigar al activista que no desea jefes, ni jerarquías. Deseaba trabajar, no quería recibir órdenes de personajes que apenas pasaban y salvo mostrar su ilustre jerarquía no hacían nada.

Recibí mi baja del activismo dentro de AVENes mediante una carta, nunca me dieron un porqué claro aunque siempre lo supe. Coseché grandes momentos, amigas y compañeras, sin embargo hoy escribo más desde la bronca de encontrar gente que una vez más pretende apartar al activismo latino. Decidieron que debo pagar por mi origen, por ser mexicana. Me sacaron del activismo, por mi piel, por mi cultura y los estudios que los europeos que controlaban la web creen que tengo; por clasismo y xenofobia. Mi salida fue muy injusta y todos los saben, pero aun así, agache la cabeza y me fui sin decir nada, sin gritar ni patalear, porque mi me enseñaron respeto ante todo. Me fui con la frente en alto dispuesta a afrontar nuevos desafíos. Fui la fundadora del proyecto Avenitas y Activismo Asexual. Hago activismo presencial gracias al espacio que me cedió Asexuales México y América Latina (Charlas y marchas). Soy Licenciada en Comunicación Social y brindo mi tiempo a la comunidad hispano parlante. Estoy orgullosa de lo que logré después del desprecio que viví por el año 2016.

Gente, Mercado, Vender, Mexicanos, México, Noticias, Cerámica

Ahora soy parte de un activismo independiente, que trabaja sin prejuicios. Pero aún hoy muchas personas dentro de la comunidad ven lo autóctono como de «poca calidad», despreciando su raíz, nuestra autonomía y negando que el activismo latinoamericano florezca; tratando de imponer lo anglosajón como lo «sofisticado» y «único». No es la primera vez que veo a activistas latinos tratando de imponer lo anglosajón o el eurocentrismo como formas de activismo, dejando de lado nuestra cultura y oprimiéndola mediante chismes y acoso.

Mi corazón con la comunidad nació por las vivencias que sufrí hasta dar con mi orientación sexual. A todo lo que hago le añado el sueño de que ya otros asexuales no pasen por el camino de abuso y violencia que yo transité. Estoy completamente convencida que el activismo latino hoy tiene una presencia sólida y que seguirá ese florecimiento hasta consolidarse de forma genuina, es nuestro, son nuestros valores, nuestros problemas a enfrentar, en toda cultura hay variedad; aún dentro de latinoamerica; por lo cuál nacerán muchas formas de activismo. No es el activismo en inglés el único camino, no somos gente sin personalidad. No nacimos para imitar. Somos creadores con personalidad y esencia propia. Nos merecemos florecer en nuestra propia identidad.

A mis casi siete años de activista, les doy las gracias por haberme dado siete años maravillosos donde aprendí lo malo y lo bueno que tenemos, donde crecí y me descubrí. Bien o mal siempre di lo mejor de mí. Y a los que dicen que el activismo no puede ser grande en latinoamérica, a los que le da vergüenza sus raíces hispanas, crezcan. No hay nada más bonito que quien eres sin renegar nuestro origen e historia.