La necesidad de la inclusión asexual

Autor: ZAIRA GIRALA MUNOZ

Traducción: PalomaVg

El LGBTQIA + es un acrónimo que representa diferentes minorías sexuales y de género. Entre estos grupos minoritarios y más allá, hay un grupo de sexualidad que carece de reconocimiento, no solo en la población general, sino también dentro de la comunidad misma.

La asexualidad es la A olvidada en LGBTQIA +, ya que la A a menudo se relega para representar aliados. Esta exclusión del conjunto estándar de identidades homosexuales reconocidas en el acrónimo es representativa de un problema mayor: la exclusión y la negación de los asexuales de la comunidad.

La asexualidad es una orientación sexual en la que no se experimenta atracción sexual hacia los demás y se extiende en el espectro más amplio de la sexualidad. Las partes del espectro de la sexualidad bajo el paraguas de la asexualidad a menudo se disputan en su inclusión a la comunidad queer, aunque de manera errónea. Los asexuales enfrentan una discriminación similar y muchos de los mismos obstáculos que enfrenta el resto de la comunidad LGBTQIA +. Debido a la falta de educación sexual adecuada y la exclusión de las personas asexuales de eventos y movimientos LGBTQIA + más grandes, esta división solo se fomenta a medida que la comunidad queer deja espacio para la discriminación dentro de sí misma.

Humano, Hombre, Gay, Christopher Street Day, Hamburgo, Csd

Para empezar, la educación sexual en los Estados Unidos es problemática. Pero cuando se trata de la conciencia pública general y la aceptación de la asexualidad, este problema se exacerba. Si incluso se habla de la sexualidad, la narrativa es que la atracción sexual es natural y esperada, sin incluir la posibilidad de asexualidad como también natural y normal. Históricamente e incluso actualmente, la asexualidad ha sido patologizada , en lugar de ser reconocida como una sexualidad sana y normal.

Tratar esta expresión de una sexualidad sana como una enfermedad es enormemente perjudicial para las personas asexuales y la comunidad LGBTQIA + en su conjunto. Negarse a reconocer a las personas asexuales solo las aliena aún más y desafía la necesidad de que las comunidades y espacios homosexuales sean refugios seguros para todos los miembros.

Además, los movimientos sexuales positivos deben ser más inclusivos de la asexualidad. La comprensión de la salud sexual y de las relaciones debe incluir la comprensión de que la falta de comportamiento sexual en las relaciones saludables no es inherentemente patológica o incorrecta. Como parte de la comunidad LGBTQIA +, las personas asexuales deberían incluirse naturalmente en los eventos y acciones de la comunidad en general. Negar su validez es la causa raíz de la desinformación, y la exclusión de una sexualidad y perspectivas asexuales en los movimientos de salud de relaciones positivas y sexuales los excluye de la aceptación y exposición pública.

La comunidad LGBTQIA +, como todas las demás, es extraordinariamente interseccional y diversa. Nuevamente, al igual que otras comunidades, es propenso a prácticas y hábitos interexclusivos que, si no se controlan, pueden dividir aún más a la comunidad contra sí misma. El propósito de una comunidad en su núcleo es ayudar a los miembros a crecer y prosperar a través de un sistema de colaboración y apoyo dentro de sí mismo. En el caso de las comunidades minoritarias, como los grupos LGBTQIA +, esto es fundamental para combatir también las fuerzas exteriores que actúan en oposición a la buena salud y la prosperidad del grupo. La inclusión asexual es importante no solo para quienes se identifican dentro del espectro asexual, sino también para la comunidad queer en su conjunto.

A %d blogueros les gusta esto: