David Jay y el aumento de la visibilidad asexual

Entrevistado y escrito por Bizzie Lynch

Traducción: Cit City

David Jay es el creador de Asexual Visibility and Education Network y ha sido un destacado activista asexual desde principios de la década de 2000. En esta entrevista, habla sobre cómo aceptar su identidad, cómo ha impactado en su relación y cómo fue ser parte del movimiento asexual desde el principio.

LTA: ¿Podrías empezar presentándote y explicando lo que haces?

Mi nombre es David Jay y uso pronombres él / elle. Vivo en San Francisco con mis dos padres y mi hijo, que tiene dos años y medio. Presido la junta de una organización que fundé llamada Asexuality Visibility and Education Network. Durante mucho tiempo, he estado trabajando para crear un diálogo público abierto y honesto sobre las experiencias de los as y para ayudar a los ases a explorarse y expresarse.

LTA: ¿Cómo ha sido tu viaje personal con la asexualidad?

Recuerdo estar en la escuela secundaria y comenzar a darme cuenta de que todas las personas a mi alrededor estaban experimentando algo que yo no estaba experimentando. Estaban enamorados de la gente y comenzaban a hablar sobre explorar la sexualidad. Todos los adultos en mi vida dijeron que esto era algo que iba a explorar. La cultura que me rodeaba decía que esto no solo era algo que iba a experimentar, sino que era una parte esencial de mi experiencia humana, algo que necesitaba.experimentar. Pero, no lo estaba experimentando… y no tenía idea de lo que eso significaba. No tenía palabras como asexual o aromático. No sabía cómo distinguir entre intimidad sexual e intimidad emocional, entre amor y romance. Estaba realmente convencido de que había algo fundamentalmente mal en mí. Me tomó toda la escuela secundaria entender que este no era el caso. Fui a una escuela secundaria en St. Louis, Missouri, que tenía maricas realmente malvadas. Tuve mucha suerte de llegar a un lugar donde fui apoyado por una comunidad queer. Pude llegar a entender mi astucia, no como una razón por la que estaba rota, sino como parte de la diversidad sexual humana. Cuando acepté que era algo de lo que no podía avergonzarme radicalmente, llegué al lugar de aceptarme a mí mismo.

Cuando fui a la universidad en la costa este, pensé que podía ir a un lugar donde pudiera encontrar personas asexuales. Empecé a buscar pero no pude encontrarlos. En ese momento, la cultura queer era radicalmente positiva al sexo, pero de una manera que no incluía mi sexualidad. Así que puse un sitio web hablando de mis experiencias como persona asexual y pidiendo a otros que compartan sus experiencias. Ese fue el comienzo de mi viaje para conectarme con los demás. Antes, había focos de discusiones sobre la asexualidad, pero era difícil conectarse a mayor escala. El sitio web se creó en la época de Google y, de repente, estaba sucediendo algo inmensamente poderoso. Nos estábamos encontrando.

Recuerdo este abrumador sentimiento de aliado cuando encontré a otras personas as por primera vez. Debido a que pasé tanto tiempo teniendo que basar mi sentido de validez en mi voz interna, que alguien dijera “Yo también siento esto” fue increíblemente poderoso. Quería que otras personas importantes sintieran lo que yo había sentido. Eso se convirtió en mi motivación y motivación para que otras personas hicieran el trabajo de visibilidad: saber cómo era sentirse solo y querer invitar a la gente a salir de eso. 

A medida que las personas encontraron la comunidad, comenzaron a acudir al foro y contar su historia. Diciendo: “Esta es mi experiencia … ¿Soy asexual?” Nos enfrentamos a una decisión importante. Algunas personas básicamente querían una prueba y decir: “O calificas como asexual o no”. Básicamente querían decirle a la gente que llegaba a ser asexual. Yo, y otros miembros de la comunidad, defendimos el sitio web como una herramienta, no como un idioma. No tenía por qué significar lo mismo para todos. Si te ayuda a descubrir cosas, entonces deberías usarlo. Nunca debemos decirle a alguien que puede o no identificarse como asexual. También dijimos que si alguien quería usar otra palabra [para describir su identidad] pero aún así pasar el rato en el foro, también estaba bien. 

Debido a ese espíritu, la gente comenzó a identificarse como gris-sexual, demisexual o asexual y heterorromántico u homorromántico. Todas estas palabras para identidades asexuales surgieron de estas personas que se unieron y trataron de encontrar un lenguaje para sí mismas. Del mismo modo, comenzamos a darnos cuenta de que teníamos que hablar de asexualidad desde un punto de vista interseccional. La experiencia asexual es realmente diferente dependiendo de la expectativa de tu sexualidad en los grupos con los que te identificas. Así que mi experiencia de asexualidad como un hombre cisgénero blanco con privilegios de clase, que es capaz y neurotípico es diferente a la de otros ases debido a las expectativas de sexualidad que hay en mi cuerpo. Las formas en que accedo a la intimidad son diferentes para otras minorías. Como comunidad, hemos estado tratando de avanzar para hablar sobre esa intersección. Es una historia completamente diferente sobre la intimidad y las relaciones. La intimidad es algo que a las personas as a menudo se les niega. Pero he tenido todo mi camino hacia la vida reemplazado donde ahora tengo socios increíbles, una familia de tres padres no tradicional y soy un padre legal, eso es parte de nuestro viaje con lo queer. 

LTA: ¿Cómo han cambiado sus definiciones de intimidad y relaciones debido a su identidad asexual?

Creo que cuando era más joven tenía definiciones bastante heteronormativas; La intimidad significaba tomada, y la intimidad significaba sexualidad. En los primeros días, pensé: “Oh, no debo querer estar cerca de alguien”. Recuerdo estar en la universidad y darme cuenta de que quería una conexión. Quería intimidad e incluso quería que me tocaran. Simplemente no quería ser sexual. No había un guión de la forma en que quería conectarme con la gente. Eso fue profundamente liberador y frustrante. La gente que me rodeaba empezaba a salir, y había un guión para que hablaran de ponerse serios entre ellos; Había un guión para que hablaran si después de la universidad se mudarían a la misma ciudad. No había ningún guión para mí con las personas que amaba.

Comencé a darme cuenta de muchas de las cosas que otras personas hacían mientras salían con mi trabajo en el activismo. En las comunidades de activistas, pensé: “Aquí es donde se satisfacen mis necesidades emocionales. Aquí es donde estoy formando compromisos profundos con la gente porque nos apasionan las mismas cosas. Aquí es donde puedo confiar en la gente”. Y a partir de esas relaciones, comencé a aprender que una de las diferencias reales entre las citas y la amistad no era la sexualidad. Ni siquiera fue romance. Era la tensión de que, en las relaciones románticas y sexuales con guiones tradicionales, las personas tenían una forma de hablar sobre dónde estaba su relación y hacia dónde querían que llegara. No tenía forma de hacer eso. Entonces comencé a experimentar con eso. Una vez que me acerqué mucho a alguien, intenté salir a caminar con él y decirle “Mira, te has convertido en una parte realmente importante de mi vida. Solo quiero reconocer eso. Si estás abierto a ello, me gustaría dar un paseo, y cada uno de nosotros puede hablar sobre el papel que desempeñamos en la vida del otro y cómo queremos que se vea a continuación “. A menudo, lo que haríamos es nombrar las formas en que nos habíamos mostrado el uno al otro, lo poderoso que era, y nos comprometemos a seguir mostrándonos el uno al otro de esa manera. y nos comprometemos a seguir mostrándonos el uno al otro de esa manera. Eso transformó completa y absolutamente mis relaciones. y nos comprometemos a seguir mostrándonos el uno al otro de esa manera. Eso transformó completa y absolutamente mis relaciones.

De repente, cuando conseguía una nueva pareja, en lugar de quitarme una parte, existía este compromiso que hicimos juntos. Entonces, me llevaban a un lado y me decían: “Mira, sé que nos comprometimos a mostrarnos e impactar la vida de los demás de esta manera, y quiero seguir haciéndolo. O, por un período de tiempo, quiero ver si está bien que no me presente de esta manera, pero lo voy a comunicar “. Reconocerían quién era yo en lugar de intentar cambiarlo. Eso abrió todas estas posibles relaciones y oportunidades de estabilidad que antes se habían sentido como si estuvieran detrás de una pared de vidrio. Eso finalmente me llevó a ser padre: una pareja con la que he tenido esa posible conversación, y había dejado caer pistas sobre querer tener hijos en esta posible relación. Después de casarse, me sentaron y me dijeron: “Mira, realmente queremos formar una familia. Realmente queremos que seas parte de esa familia. No sabemos cómo se ve eso, pero queremos resolverlo contigo”. Ese es un gran compromiso, tras años de trabajar profundamente juntos. Me siento honrado y agradecido de haber podido llegar a este lugar.

Estadio, Persona, Hombre, Asientos, Sillas

LTA: Existe una imagen estereotipada de hombres cisgénero que son hipersexuales. ¿Cómo te afectó esa expectativa cuando comenzaste a comprender tu asexualidad?

Hay muchas formas en las que fue un verdadero signo de privilegio. Como era alguien de quien se esperaba que fuera sexual, dije que no me llamó la atención [mientras] amigas mías, mujeres de color, no fueron tomadas en serio porque ya estaban sexualizadas. Esto fue realmente cierto en los primeros días de la prensa que recibió la comunidad de as. Fui elegido como un niño del cartel, y creo que parte de la razón por la que fui elegido fue porque muchas de las formas sexistas, racistas y capaces en las que se descartaba la asexualidad no se podían aplicar a mí. Se me podría presentar como alguien que podía hablar con autoridad y ser creído. Me presentaron como alguien que podría tener sexo si quisiera. Me presentaron como alguien que debería ser sexual. Si fue una persona mayor, o una mujer, o una mujer de color, hay otras narrativas sobre su sexualidad. Incluso al explorar la intimidad emocional y física con otros hombres, a menudo lo hacía con menos miedo que mis amigos que no eran cisgénero. Dejando a un lado el privilegio, significaba que a menudo me encontraba en situaciones en las que el único camino aceptable para mí para expresar intimidad era sexualmente, donde cualquier forma en que expresara intimidad sería interpretada como sexual. Me resultaba difícil expresar que a veces me interesaba intelectualmente. Fue difícil para mí expresar que estaba interesado en conectarme emocionalmente con alguien, fuera de las implicaciones de la intimidad sexual, porque eso estaba muy programado culturalmente. Es un estigma que sentía todo el tiempo, una percepción de mi cuerpo como sexualmente agresivo, como algo de lo que tenía que escapar constantemente. Desarrollé muchas tácticas para hacer eso: evitar que la gente lea mi interés en ellos como algo sexual.

LTA: ¿Cómo ha visto transformarse con el tiempo la recepción de su identidad y el movimiento en torno a la asexualidad?

El movimiento ha logrado un progreso increíble desde un lugar donde la mayor parte de nuestra cultura nos consideraba un misterio, una rareza o incluso una amenaza, a un lugar donde somos ampliamente reconocidos como una parte importante del espectro de la identidad queer. Nuestro papel en la liberación sexual es bastante conocido. La intimidad sexual juega un papel importante en la liberación queer. Creo que nos estamos moviendo de un lugar que está realmente basado en la blancura, las experiencias capaces y las experiencias cisgénero, a un lugar que es más interseccional.

LTA: ¿Cómo crees que la comunidad asexual podría obtener una representación más generalizada, y no solo en la comunidad queer?

Hace un par de años, la organización GLAAD lanzó una campaña sobre la promoción del aliado llamada “A is For Ally”, y cabreó a un montón de ases en Tumblr. Así que GLAAD nos invitó a mí y a otras figuras asexuales a hablar con ellos sobre la asexualidad. En ese momento, no había personajes estrella en los programas de televisión. Lo que teníamos era un montón de personajes que habían hecho referencia a la asexualidad: Sherlock, Dr. Who, Sheldon de Big Bang Theory. Estos eran personajes que explícita o implícitamente se describieron como no interesados ​​en la sexualidad y también se describieron como fuertemente neurodivergentes, psicópatas, sociópatas o activamente no humanos. Estos personajes eran exclusivamente delgados e intelectuales.

Debido a que nos conectamos con esta organización de medios, cuando Bojack Horseman hizo que Todd se declarara asexual, se acercaron a GLAAD y GLAAD se puso en contacto con nosotros. Enviamos a un grupo de personas a la sala de escritores para educar a su equipo sobre la astucia, lo cual fue edificante para un grupo de … quiero decir, los Ases de Los Ángeles, que está dirigido por mujeres de color que resultan ser escritoras de comedia, todos fueron Taller de escritores. Es por eso que Todd es una de las mejores representaciones, porque había estos activistas rudos sobre el terreno. Se necesita algo más que estudios que estén dispuestos a decir la palabra “asexual”. Es necesario que se acerquen a nosotros y nos pregunten sobre nuestra experiencia.

LTA: Algunas personas argumentan que los asexuales no son parte de la comunidad LGBTQ +. ¿Qué piensas sobre esto y qué les dirías a esas personas?

Hay una pequeña cantidad de ases que no se identifican como queer. No todos los ases necesitan identificarse como maricones. Pero, una parte realmente significativa de nosotros identificamos tener identidades que se cruzan, donde nos relacionamos con otras partes del espectro queer. Entonces, no puedes decir que no hay ases en el espectro LGBTQ +, porque si hablas con grupos de lesbianas, personas bisexuales, personas trans y personas queer, encontrarás personas asexuales allí.

La otra cosa que diría es que nuestra lucha como comunidad es contra la heteronormatividad. Va en contra de la idea de que hay una forma de formar relaciones que importan, y que [una expectativa heteronormativa] debe aplicarse. Por eso, nos vemos profundamente aliados con las luchas queer. Necesitamos aparecer en esas luchas y tenemos que luchar con ellas. Creo que es importante como comunidad reconocer que tenemos que estar presentes en esas luchas. Necesitamos estar ahí para las personas trans y contra la bifobia.

Entonces, en primer lugar, diría: queerness no se trata de etiquetas. Queerness consiste en dar a las personas las herramientas que necesitan para entenderse y resolverse a sí mismas. Las herramientas de la queerness son profundamente fortalecedoras para estas personas, por lo que no creo que deban enfadarse con nosotros. Lo segundo es que la gente puede decir lo que quiera. Vamos a aparecer para ser parte de la misma pelea. No nos beneficiamos ni nos aprovechamos de la comunidad queer, nadie gana dinero siendo queer. Estamos juntos en esta lucha.

LTA: ¿Qué consejo le daría a los jóvenes asexuales que buscan la comprensión de las personas que los rodean (como sus padres o amigos)?

Cuando la primera ola de medios llegó a la comunidad de as, pudimos tomar el tren de los medios y hablar sobre nuestras experiencias. Lo que descubrimos fue que hay dos tipos de preguntas que las personas asexuales deben responder: Preguntas que intentan diseccionarnos para encontrar nuestra sexualidad o una forma de nuestra sexualidad: las personas que hacen preguntas invasivas sobre nuestros cuerpos, hacen preguntas sobre cómo funciona nuestro cerebro. , porque quieren demostrar que somos “as” pero no as.

Hay otro conjunto de preguntas sobre las experiencias de aceness: cómo experimentamos el aislamiento, cómo experimentamos la conexión, cómo experimentamos la soledad, cómo experimentamos cualquier sentimiento. Nuestro trabajo es hacer que la gente deje de hacer el primer conjunto de preguntas y más sobre el segundo conjunto de preguntas. En lugar de justificar que la astucia fue real, hablaríamos sobre nuestra experiencia y por qué vale la pena compartirla.