¿Por qué los asexuales quieren ser reconocidos como miembros de la comunidad LGBTQ +?

Autor:  João Vieira

Traducción: Eliot G

Muchos expertos defienden la idea de tratar la asexualidad como una guía, ya que la comunidad de hoy está compuesta por millones de personas en todo el mundo. Entre los asexuales, se entiende que el grupo es, por naturaleza, un miembro de la sociedad LGBTQ+. “Todos los que no son parte de la heteronormatividad cis son parte de la comunidad LGBT+”, dice Ariel, a pesar de asumir que algunas personas no se ven representadas por la comunidad. “Pero eso no significa que la asexualidad no sea parte de la comunidad LGBT+, porque lo es”, garantiza.

Hasta 2004, estudios como el del sexólogo canadiense Anthony Bogaert informaron que aproximadamente el 1% de la población mundial no experimentan atracción sexual de forma normativa, hoy, el  Programa para el Estudio de la Sexualidad (ProSex) , del Instituto de Psiquiatría, Hospital das Clínicas, Faculdade de Faculdade de Los medicamentos en la USP, solo en Brasil, el 7.7% de las mujeres y el 2.5% de los hombres, entre 18 y 80 años, no experimentan atracción sexual.

Este desinterés o el no experimentar atracción sexual por otros se construye históricamente como un trastorno psicológico o fisiológico. Sin embargo, desde principios del siglo XXI, la orientación comenzó a tratarse como una forma más de relacionarse con la sexualidad, dentro del espectro de la diversidad sexual.

La defensa de la asexualidad como guía fue hecha por la educadora brasileña Elisabete Regina de Oliveira, autora de la disertación doctoral ‘Minha Vida de Ameba’ , 2015. En cuatro años, estudió la vida de 40 asexuales, entre 15 y 59 años, y sus relaciones con la comunidad, lo que lo convirtió en una referencia sobre el tema aquí. “La aparición de comunidades asexuales virtuales, con diversos grados de movilización en diferentes países, incluido Brasil, ha dado visibilidad a esta categoría y ha contribuido a fomentar la discusión y los estudios sobre la asexualidad”, dice.

La creación de estudios, tesis y diferentes materiales sobre la comunidad asexual en los últimos años ha sido uno de los principales factores de cambio para que las personas que las personas asexuales puedan reunirse. “Investigué un poco en Google, leí algunos artículos y comencé a estar más seguro de que, de hecho, había encontrado mi orientación sexual”, explica Ariel sobre su experiencia.

Relación con la afectividad.

Ser asexual no significa necesariamente que las personas tampoco estén interesadas en las relaciones afectivas. Vivir una relación sana como asexual no está presente en la comprensión de la sociedad, pero es posible.

Un artículo de la BBC en septiembre mostró la rutina de una pareja inglesa que no ha tenido relaciones sexuales en tres años. Y eso está bien y es válido.

Jacob y Charlotte tienen 23 años y han estado juntos durante cuatro años. En el primer año, la pareja incluso intentó tener relaciones sexuales, pero los resultados no fueron buenos. Desde entonces, simplemente han dejado de intentarlo, aunque Jacob no se considera asexual. “Hemos estado juntos durante cuatro años, pero no hemos tenido relaciones sexuales en los últimos tres y no planeamos hacerlo”, dijo Charlotte en un programa de televisión del canal.

En el caso de Ariel, la relación es diferente. “No extraño las relaciones afectivas, también soy una persona muy reservada, por lo que en esta área no me importó mucho”, garantiza.

“La asexualidad se entiende, en este trabajo, como una forma de experimentar la sexualidad caracterizada por no experimentar atracción sexual por otras personas, que puede o no estar acompañada por el no interés en las relaciones románticas”, explica Elisabete.

With asexuality often being dismissed, these asexuals want you to know they  exist

La periodista  Taline Schneider también es asexual. Una vez estuvo casada y tuvo relaciones sexuales con su ex esposo, pero de una manera poco saludable. Fue entonces cuando comenzó a darse cuenta de su orientación. “Siempre sospeché y le comenté a mi ex esposo que sentía y pensaba que era ‘asexual’ (hoy en día aprendí y uso solo el término correcto, asexual). Para mí fue un tormento, un martirio, una vida sexual activa, constante y periódica ”, dijo.

Taline quiere ser madre. Sin embargo, su orientación sexual se lo dificulta, al menos en este momento, la llevaron a crear  Make a Son With Me , una página de Facebook que terminó convirtiéndose en un grupo con más de 5,000 personas y ayudó a crear la red. País Amigos social, que “une a las personas que quieren tener un hijo, planificar y concebir, sin la necesidad y la obligación de una relación romántica, conyugal o sexual”, según ella.

“Fue en este grupo que conocí a un chico que entró y se presentó como asexual y luego, todo comenzó a tener sentido. Antes de él, ya había leído dos textos y me reconocí. Pero dijo que incluso participó en grupos cara a cara en São Paulo y que tenía un novio asexual. Terminamos relacionándonos por dos años a distancia con reuniones periódicas que variaban entre 1 y 2 meses. Y fue a partir de entonces, a los 34 años y medio, que salí del armario ”, recordó.

¿Disfunción u orientación?

La idea de clasificar la asexualidad como una disfunción se basa en el principio de que, una vez desinteresado en el sexo, el ser humano no produciría libido, lo que caracterizaría un problema fisiológico. “Para clasificar a la persona con dificultad o disfunción sexual, necesita sufrirla. Cuando no hay interés o no se experimenta atracción sexual y no afecta al individuo, como en el caso de los asexuales, no hay razón para clasificarlo como disfuncional ”, explicó la coordinadora de ProSex, Carmita Abdo, en una entrevista con BBC News.

“Los asexuales tienen su libido canalizada a otros aspectos, además del erotismo y las relaciones. Todos tenemos libido, pero no necesariamente dirigidos solo a la intimidad sexual. Para ellos, puede enfocarse en el trabajo, los estudios, romance u otra cosa ”, agregó.

¿Asexualidad y el sexo?

Asociar la asexualidad con la ausencia total de prácticas sexuales es algo absolutamente natural, pero eso no dialoga 100% con la realidad de los asexuales. Desde que el tema comenzó a tratarse como una guía, una serie de denominaciones buscaron contemplar diferentes niveles de relación con la sexualidad, la asexualidad no es el desinterés total.

La diversidad dentro de esta comunidad está representada por su propia bandera. En él, cada color identifica un grupo. Negro, asexualidad; grises, personas que experimentan atracción sexual en situaciones específicas y el blanco representa a los alosexuales, aquellos que experimentan atracción  sexual por otros y, por eso, están relacionados; y el púrpura cubre a la comunidad en su conjunto.

También hay un área gris que representa a quienes pueden experimentar atracción sexual en diferentes contextos. Los grisexuales, por ejemplo, rara vez se sienten atraídos y en situaciones específicas, independientemente de la participación emocional. También algunos asexuales prefieren la masturbación ya que la asexualidad no es la ausencia de libido. Los demisexuales solo se sienten sexualmente atraídos cuando experimentan un fuerte vínculo emocional.

Ariel, por ejemplo, es un asexual fluido. Esto significa que puede moverse a través de diferentes categorías de la asexualidad, en ciertos períodos, sin poder posicionarse en una sola denominación.

Taline se ve a sí misma como demisexual. “El sexo para mí puede ser el resultado de una atracción intelectual, filosófica, ideológica …”, dijo.

Falta de representatividad y prejuicio

La falta de apertura para hablar de asexualidad sigue siendo una barrera en la sociedad actual. El tema no está presente en los programas de televisión o en las discusiones sociales diarias, como lo está el resto de la comunidad LGBTQ+, por ejemplo. Por lo tanto, el proceso de identificación de esta orientación se vuelve más doloroso, solitario y lento .

Tampoco es común que, con la falta de información y representatividad, las personas confundan la asexualidad con la homosexualidad. “Una chica bonita prácticamente se arrojó sobre mí y lo negué, ¿soy gay? Siempre esperé encontrar la chica ideal que despertara deseo en mí. Cuando aparece, no siento [deseo] ”. El discurso es de Caetano, un joven de 24 años escuchado por Elisabete Regina de Oliveira en su tesis doctoral, y muestra cómo la falta de información puede causar confusión dramática en las mentes de las personas que se están descubriendo a sí mismas.

“Todavía hay muchos prejuicios y mucho que desmitificar. Es difícil para usted encontrar problemas relacionados con la asexualidad en los medios, comenzando en la televisión. No me veo tan representado como eso ”, dice Ariel.

En la sociedad actual, el sexo se trata de poder, estatus y satisfacción personal. Dentro de esa cultura, tener una vida sexual activa puede facilitar una variedad de interacciones sociales, y lo contrario también es cierto. En este sentido, la asexualidad puede verse como una forma de deconstruir esta percepción. Pero para Ariel, todavía es demasiado pronto para dar ese paso.

“Recientemente comenzamos a hablar de la asexualidad con las personas. La asexualidad sigue siendo casi invisible. Esta deconstrucción puede suceder, pero todavía hay un buen camino por delante ”, garantiza.