«Los asexuales no son discriminados»

Escrito por: Eduardo G en colaboración con Patricia. Gr

«Los asexuales no son discriminados»

Muchas veces lo leí y me pregunto lo que estas personas entienden por discriminación. Evidentemente todo lo expuesto es falso, el hecho de que tengamos que luchar para ser reconocidos en la sociedad, y el hecho de que la gente esté tratando de mantenernos fuera de la pride es una prueba en sí misma.

La gente a menudo no sabe que existimos. No nos comprenden. Nos envían a médicos para «curarnos», incluso cuando se ha demostrado una y otra vez que no hay nada médicamente malo en nosotros. No hay nada de malo en verificar, algunas condiciones pueden afectar y afectan la libido, quiero decir cuando la gente insiste en que la asexualidad es siempre una condición médica que puede y debe ser «arreglada». Enfrentamos abusos correctivos y a los ases que lo vivimos muchas veces el mismo colectivo asexual nos silencia.

Datos:

Los comportamientos y actitudes considerados discriminatorios incluyen la idea de que la asexualidad es una enfermedad mental, que la asexualidad es una fase o una elección, la idea de que las personas asexuales no pueden sentir amor y las que hacen que las personas se sientan deshumanizadas. Los aspectos de la discriminación experimentada pueden depender de otras partes de la propia identidad. En febrero de 2019, la asexualidad no se comprende bien; en una encuesta de Sky News, El 53% de las 1119 personas encuestadas se sentían confiadas al definir la asexualidad, pero el 75% lo hizo de forma incorrecta o pensó que las personas asexuales simplemente no tenían libido.

En 2011, el activista LGBT Dan Savage afirmó que la asexualidad es una elección, la describió como «la opción de no tener relaciones sexuales» y la consideró indigna de atención, y Ruth Westheimer, una terapeuta sexual, fue criticada por su opinión de que la capacidad de tener orgasmos anula la asexualidad. En 2015, también fue criticada por insinuar que la asexualidad es un problema que necesita una solución.

Las personas asexuales cuya asexualidad fue aceptada simplemente porque no hay otra explicación para su falta de interés en la actividad sexual llegaron a ser conocidas como «asexuales inexpugnables». Las actitudes de incredulidad hacia la asexualidad pueden hacer que las personas tengan miedo de salir del armario.

Una encuesta LGBT de 2017 realizada por el gobierno del Reino Unido encontró que si bien solo el dos por ciento de sus más de 108,000 encuestados son asexuales, tienen la satisfacción con la vida promedio más baja (con los pansexuales) común de cualquier orientación sexual entre los encuestados cisgénero, que los asexuales son los LGBT menos cómodos en el Reino Unido (entre los encuestados cisgénero) y el 89% (el porcentaje más alto de cualquier grupo encuestado) de los encuestados cisgénero asexuales son reacios a abrirse por temor a reacciones negativas.

Los asexuales pueden ser discriminados socialmente debido a la creencia de que la heterosexualidad es la sexualidad estándar o que los asexuales son realmente personas homosexuales o lesbianas en negación. También se sabe que los espacios asexuales discriminan en función de la edad. La amatonormatividad (puntos en común sobre la novela como sentimiento superior) y el monosexismo (idea de que uno puede relacionarse con un género) también pueden afectar al asexual.

La asexualidad se ha visto como una broma. Dos estudios encontraron que las personas asexuales están más deshumanizadas que las personas heterosexuales, homosexuales y bisexuales, y a menudo se las compara con animales o robots debido a su sexualidad. Un estudio diferente, sin embargo, encontró poca evidencia de discriminación seria contra los asexuales debido a su asexualidad. Otro estudio muestra que los asexuales, pansexuales y demisexuales experimentan más ansiedad y depresión, en comparación con todos los sexuales (no sexuales ) y monosexuales , además de considerar más el suicidio. 

Habiendo surgido más recientemente como una identidad, las personas asexuales generalmente tienen menos protección legal que los gays, lesbianas y bisexuales aunque en Nueva York, la Ley de No Discriminación por Orientación Sexual clasifica a los asexuales como una clase protegida. También se sabe que las personas asexuales han sufrido una violación correctiva. Pueden ser presionados para participar en la actividad sexual y ver a un médico para «arreglar» su asexualidad. Una encuesta de 2015 encontró que el 43,5% de las casi 8000 personas asexuales encuestadas habían sufrido violencia sexual. Existe la idea errónea de que las personas asexuales nunca se encuentran en situaciones sexuales y, por lo tanto, no pueden ser agredidas sexualmente.

Algunos, como el sociólogo Mark Carrigan, creen que la discriminación asexual tiene más que ver con la marginación, y que gran parte de ella es el resultado de una falta de comprensión y visibilidad de la asexualidad. También existe controversia sobre la inclusión de la asexualidad en paraguas LGBT y queer por una variedad de razones, incluida la creencia de que los asexuales no experimentan una opresión similar a la homo, bi y transfobia  y la creencia queer como término difamatorio / peyorativo, sólo pueden reclamarlo aquellos que históricamente han sido oprimidos por él.

Existimos en un mundo que constantemente avergüenza a las personas por sus hábitos sexuales, a los asexuales nos llenan de mitos y nos encasillan en cierto patrón de conducta que no todos tenemos. Hay que llenar esas expectativas o te sacan tu orientación, te dicen que no existe, que es imposible, te mandan al médico y te meten nuevamente en un cajón. Es preferible no ver a aceptar que existimos y somos válidos.

Tienes que tener sexo o eres un mojigato o un bicho raro, algún trauma debe haber o quizás son las hormonas, eres asocial o un robot sin sentimiento. No puedes ir con libertad al médico y muchos menos atender tu salud mental por miedo a ser patologizado, ¿cómo se llama a todas esas vivencias? Discriminación, hermano.