Comunicado sobre la Posición sobre la Dignidad y los Derechos de las Personas Asexuales

Escrito por: AASECT (American association of sexuality educators, counselors and therapists)

Traducción: Mey Chan

La Asexualidad es una orientación sexual generalmente definida como aquellos que experimentan poca o ninguna atracción sexual o aquellos que se identifican a sí mismos como asexuales (Chasin, 2011). Al igual que otras orientaciones sexuales, la asexualidad puede ser fluida o fija y existe en un espectro que va desde nunca experimentar atracción hasta experimentar atracción en contextos relacionales particulares. Los términos estándar que describen variaciones en el espectro de la asexualidad incluyen demisexualidad y grisexualidad.

La demisexualidad es un término que describe a las personas que experimentan atracción sexual después de desarrollar un vínculo emocional con alguien (Decker, 2015). Grisexualidad es un término que describe a las personas que no se identifican fácilmente como asexuales.

Estas personas pueden sentir atracción sexual, pero es débil, o pueden pasar por fases de sentir atracción sexual y fases de no sentir atracción sexual (Decker, 2015). También es importante reconocer el lenguaje en evolución para las identidades que de otro modo no habrían sido nombradas, incluido el alosexual, un término que se refiere a aquellos que experimentan atracción sexual y no son asexuales.

La Asociación Estadounidense de Educadores, Consejeros y Terapeutas en Sexualidad (AASECT en inglés) adopta la posición de que la asexualidad y las identidades del espectro asexual no son trastornos mentales, del desarrollo o sexuales.

Nos oponemos a todas y cada una de las terapias reparativas o de conversión que buscan cambiar, arreglar o patologizar la orientación sexual de una persona. Definimos terapia reparadora o de conversión como cualquier servicio o intervención que pretenda «curar» cualquier orientación sexual que no sea alosexual, o servicios que busquen cambiar la orientación no alosexual debido a la suposición de que la asexualidad o las identidades del espectro as son trastornos mentales.

La AASECT no cree que el espectro diverso de orientaciones sexuales (no alosexuales) deba corregirse o cambiarse.

 Las personas asexuales a menudo enfrentan distintas dificultades para obtener servicios de afirmación de la orientación debido a la falta de sensibilidad cultural y una larga historia de sexualidad obligatoria dentro de las culturas occidentales (Flanagan & Peters, 2020). De manera similar a los criterios de diagnóstico homonegativos de las primeras ediciones del DSM, el estigma cultural generalizado ha limitado la capacidad de las personas asexuales para experimentar su orientación de manera no patologizante.

Para las personas alosexuales, la falta de interés sexual puede presentarse como una preocupación o un síntoma sexual.

Nos oponemos a todas y cada una de las terapias reparativas o de conversión que buscan cambiar, arreglar o patologizar la orientación sexual de una persona. Definimos terapia reparadora o de conversión como cualquier servicio o intervención que pretenda «curar» cualquier orientación sexual que no sea alosexual, o servicios que busquen cambiar la orientación no alosexual debido a la suposición de que la asexualidad o las identidades del espectro as son trastornos mentales.

Las personas que están satisfechas con poco o ningún deseo sexual hacia los demás comúnmente experimentan angustia por el estigma social y los prejuicios en lugar de angustia por su falta de atracción sexual hacia los demás (Bogaert, 2006; Flanagan & Peters, 2020).

Por el contrario, las disfunciones psicosexuales tienen criterios adicionales que deben estar presentes, como angustia marcada y dificultad interpersonal (Brotto, 2010). Además, la inhibición similar a la fobia para participar en la actividad sexual deseada (Brotto, 2010) es un estrés diferente al de aquellos que se identifican como asexuales.

Los proveedores deben evaluar minuciosamente las fuentes de angustia cuando trabajan con personas que presentan poco o ningún deseo sexual, y tratar las identidades asexuales con dignidad.

Hay muchos mitos perpetuados por la cultura popular con respecto a la asexualidad. Algunos se han burlado de la asexualidad como algo fabricado, un complejo, una forma de inmadurez, una patología o una soledad inherente (Cerankowski & Milks, 2010).

Afortunadamente, la mayoría de los educadores, consejeros y terapeutas sexuales contemporáneos reconocen los paralelismos entre estos mitos alocéntricos y los perpetuados por el heterosexismo y el cissexismo. De la misma manera que el campo de la sexualidad ha denunciado el posicionamiento patológico de la homosexualidad, la fluidez sexual, las orientaciones queer, las identidades trans y las identidades no binarias, los educadores, consejeros y terapeutas sexuales deberían hacer lo mismo frente a los mitos perpetuados sobre la asexualidad.

El porcentaje estimado de individuos identificados como asexuales se ha mantenido constante por debajo del 2% (aproximadamente 1-1,7%) desde que se publicó el trabajo de Alfred Kinsey (Bogaert, 2004; Kinsey, 1948; Miller 2011; Poston & Baumle, 2010; Rothblum, 2019). Muchos profesionales de la sexualidad desconocen que la escala de Kinsey incluía una X fuera del 0-6 para identificar a las personas con poca o ninguna atracción sexual.

Esta es aproximadamente la misma población de personas en todo el mundo que tienen ojos verdes. Se debe tener especial cuidado para garantizar que las comunidades que están marginadas por el número de la población no se vean perjudicadas por prácticas de atención médica discriminatorias, información errónea o estigmatización social. Si los consejeros y terapeutas trabajan con clientes identificados como asexuales y no practican una atención culturalmente competente, pueden estar reforzando los factores estresantes sociales que experimentan los clientes fuera de la sala de terapia (Carroll 2020; Chasin 2015; Rothblum et al., 2019).

Nuestra posición es consistente con la de nuestros colegas profesionales, incluidos, entre otros: las Pautas para la práctica psicológica con personas de minorías sexuales de la Asociación Estadounidense de Psicología (2021) y la declaración de posición de la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares (2021) sobre la educación sexual integral e inclusiva.


Referencias y recursos para lecturas adicionales

  1. AASECT. (2017). Position on reparative therapy.
  2. American Psychological Association. (2021). APA guidelines for psychological practice with sexual minority persons.
  3. Bogaert, A. F. (2004). Asexuality: Prevalence and associated factors in a national probability sample. The Journal of Sex Research, 41(3), 279-287.
  4. Bogaert, A. F. (2006). Toward a conceptual understanding of asexuality. Review of General Psychology, 10(3), 241-250.
  5. Borgogna, N. C., McDermott, R. C., Aita, S. L., & Kridel, M. M. (2018). Anxiety and depression across gender and sexual minorities: Implications for transgender, gender nonconforming, pansexual, demisexual, asexual, queer, and questioning individuals. Psychology of Sexual Orientation and Gender Diversity, 6(1), 54-63.
  6. Brotto, L. A. (2010). The DSM diagnostic criteria for sexual aversion disorder. Archives of Sexual Behavior, 39(2), 271-277.
  7. Chen, A. (2020). Ace: What Asexuality Reveals About Desire, Society, and the Meaning of Sex. Beacon Press.
  8. Carroll, M. (2020). Asexuality and its implications for LGBTQ-parent families. In A. E. Goldberg & K. R. Allen (Eds.), LGBTQ-parent families: Innovations in research and implications for practice (pp. 185-198). Springer Nature.
  9. Carvalho, J., Lemos, D., & Nobre, P. J. (2016). Psychological features and sexual beliefs characterizing self-labeled asexual individualsJournal of Sex & Marital Therapy, 43(6), 517-528. 
  10. Cerankowski, K. J., & Milks, M. (2010). New orientations: Asexuality and its implications for theory and practice. Feminist Studies, 36(3), 650-664.
  11. Chasin, C. J. (2011). Theoretical issues in the study of asexuality. Archives of Sexual Behavior, 40(4), 713-723.
  12. Chasin, C. D. (2015). Making sense in and of the asexual community: Navigating relationships and identities in a context of resistanceJournal of Community & Applied Social Psychology, 25(2), 167-180. 
  13. Decker, J. S. (2015). The invisible orientation: An introduction to asexuality. New York, NY: Simon & Schuster.
  14. Drincic, R. (2017, November 15). Acephobia, allosexuality, and what it means to be queer.
  15. Drescher, J. (2015). Out of DSM: Depathologizing homosexuality. Behavioral Sciences, 5(4), 565-575.
  16. Flanagan, S. K., & Peters, H. J. (2020). Asexual-identified adults: Interactions with health-care practitionersArchives of Sexual Behavior, 49(5), 1631–1643. 
  17. Jenkins, D., & Johnston, L. B. (2004). Unethical treatment of gay and lesbian people with conversion therapy. Families in Society, 85(4), 557-561.
  18. Kinsey, A. C., Pomeroy, W. B., & Martin, C. E. (1948). Sexual behavior in the human Male. Philadelphia, PA: W.B. Saunders and Company.
  19. McInroy, L. B., Beaujolais, B., Leung, V. W., Craig, S. L., Eaton, A. D., & Austin, A. (2020). Comparing asexual and non-asexual sexual minority adolescents and young adults: Stressors, suicidality and mental and behavioural health risk outcomesPsychology & Sexuality, 1–17.
  20. Miller, T. (2011). Analysis of the 2011 Asexual Awareness Week Community Census. Asexual Awareness Week. 
  21. National Association of School Psychologists. (2021). Comprehensive and inclusive sexuality education
  22. Poston, D., & Baumle, A. (2010). Patterns of asexuality in the United StatesDemographic Research, 23(18), 509–530. 
  23. Rothblum, E. D., Krueger, E. A., Kittle, K. R., & Meyer, I. H. (2019). Asexual and non-asexual respondents from a U.S. population-based study of sexual minoritiesArchives of Sexual Behavior, 49(2), 757-767. 
  24. Turchik, J. A., & Edwards, K. M. (2012). Myths about male rape: A literature review. Psychology of Men & Masculinity, 13(2), 211-226.
  25. Yule, M. A., Brotto, L. A., & Gorzalka, B. B. (2013). Mental health and interpersonal functioning in self-identified asexual men and women. Psychology and Sexuality, 4(2), 136–151.

Te invitamos a seguir el blog de Asexuales México y América Latina, podrás ver todos sus trabajos, artículos y traducciones.