Transité mi adolescencia con muchas dudas

Escrito por: Estefanía

Llegué a la comunidad muy contenta, encontré la definición de asexualidad y supe desde ese día que era parte de ella. Entré con muchas inquietudes y sobre todo buscando respuestas. Tardé mucho en definir en qué parte del espectro asexual y arromántico me encuentro. En un primer momento me apuré a definirme, hasta que una administradora me dijo que me tome todo el tiempo del mundo para descubrirme. Que al ser una orientación no normativa cuesta un poco más encontrarnos. De eso vengo a hablar, del tiempo y lo grandioso que es transitar en el hasta descubrirse.

Soy Estefania, actualmente mi tiempo se divide entre mi carrera y mi familia. No estoy casada y tampoco tengo hijos, nunca sentí la necesidad. Mis viejos nunca me presionaron y siempre dieron por válidos mis sentimientos de libertad, considero que soy privilegiada en ese detalle, ya que leí que algunos asexuales son presionados por sus familiares y muchas veces patologizados. Mi adolescencia la transité con muchas dudas, siempre cuestioné mi orientación sexual porque nadie experimentaba mi realidad, ni siquiera dentro de los talleres sobre sexualidad encontraba una respuesta. Fue hasta que un día intente buscar información en Internet y llegué a la conclusión que pertenecía a la comunidad asexual. Si tengo que hablar desde la emoción que provocó darle nombre a aquello que no experimentaba, fue sorprendente encontrar una respuesta, poder definir aquello que me hace extraño a la mirada de los demás. También, encontrar mi orientación sexual tardíamente me llevó a ponerme en lugares donde no quería, ni sentí que debía estar. Sería genial que la asexualidad sea un tema más dentro de la educación en la adolescencia. Uno podría ser más abierto a qué y no experimentar.

Dentro del espectro asexual me definiría como asexual con líbido. Esa fue mi primera duda, ¿un asexual puede tener líbido? Luego aprendí a separar atracción sexual de líbido gracias al material encontrado en algunos blogs y páginas dentro de facebook. Estaba muy apurada por definirme, cierta presión y mala información la encontré en algunos grupos dentro de whatsapp, telegram y facebook. Debemos tomar nuestro autodescubrimiento con mucha calma. Muchas veces nos vamos a topar con prejuicios de los integrantes de la comunidad. No hay que dejar que su mala información nos desvíe del camino. Hasta me han dicho que es imposible encontrar asexuales con líbido alta, que quizás soy un «alosexual» encubierto o que vengo a ejercer cierta presión para caber en la definición. Incluso un grupo me expulsó por decir que la asexualidad no es un trastorno, que es una orientación sexual más.

No quiero hablar solo de quejas, le puedo asegurar que hay muy buenas páginas, grupos y personas. No se queden con lo primero que encuentren, tampoco le hagan caso a las personas exclusionistas con las que se topen, hay muy pocos y manejan una doble moral. Porque yo misma recibí acoso de algunos «antisexuales elitistas» que no eran muy «antisexuales». Solo piensen en ustedes, busquen información, no se distraigan con la discriminación interna y tomen el tiempo que necesiten para definir en qué parte del espectro están. Es válido que uno llegue con dudas, también es válido tomarse el tiempo que desee para explorar la información, la duda es algo común y todos transitamos por esa calle. Definirnos es una cuestión que lleva tiempo y donde quiera que nos encontremos me siento muy feliz por ser parte de la comunidad. Lo grandioso es llegar.

Anuncio publicitario